Elecciones Nacionales. De Cara al 2015

Por Lic. Pablo Kestelboim

El pasado domingo se realizaron en todo el territorio argentino elecciones nacionales en donde los ciudadanos eligieron a sus representantes para el Congreso de la Nación, espacio de poder decisivo para las aspiraciones y futuro de nuestro país.
La votación de las PASO (Primarias Simultaneas Abiertas y Obligatorias) en el mes de Agosto fue la plataforma y el puntapié inicial en donde los partidos dirimieron sus internas para establecer qué Alianzas y Candidatos iban a disputar las elecciones definitivas.

El Frente Para La Victoria

El 27 de octubre, El Frente Para La Victoria (FPV) obtuvo el primer lugar a nivel nacional con el 33% de los votos, lo que le permite mantener tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores quorum propio para comenzar una sesión en el recinto y también en el momento de la votación tener la mayoría simple para aprobar una ley que crea conveniente. La Cámara de Diputados consta de 257 miembros y el FPV con sus partidos aliados alcanza a 132 diputados. Similar situación se da en la Cámara de Senadores, de 72 representantes en total, en donde alcanza la mayoría simple con el aporte de los Partidos Provinciales aliados.

Si bien la elección del FPV no fue la mejor, sobre todo por la influencia del sufragio que le quito el Frente Renovador en la Provincia de Buenos Aires representa alrededor del 33% del total de votantes que tiene todo el territorio nacional, sólo tenía que defender los cargos que habían sido ganados en la elección del año 2009, donde tuvo un porcentaje de votos comparables a esta elección. Es por esto que al finalizar el escrutinio, la sensación era de ambigüedad. Por un lado, la pérdida del caudal electoral con respecto a la elección presidencial de Cristina Fernández que alcanzo el 54%, lo que da un 20% de baja en el apoyo popular en el momento especifico de la elección; y por otro lado, la confirmación de que durante los dos próximos años el gobierno nacional va a contar con mayoría en el Congreso para aprobar las leyes que le permitan seguir gobernando y así garantizar la institucionalidad y su proyecto político nacional.
El oficialismo salió derrotado en todas las provincias más populosas del país, léase: Provincia de Buenos Aires (ganó el Frente Renovador de Sergio Massa), Santa Fe (ganó el partido gobernante de Hermes Binner), Córdoba (De La Sota del PJ disidente), Mendoza.

El Gobierno Nacional deberá replantear la estrategia y lógica política que va a implementar de cara a los próximos dos años de gobierno que tienen como objetivo final las elecciones presidenciales del año 2015.

La Oposición

La elección de toda la oposición fue dispar, alcanzaron buenos resultados en especial en las provincias donde tienen gobierno.
El “Ganador” dentro del amplio espacio opositor fue Sergio Massa, que se impuso claramente en el distrito más importante del país, la Provincia de Buenos Aires con el 43 % de los votos. Hay que analizar qué poder real de construcción a corto y mediano plazo tiene este hombre tan semejante a nuestro vecino venezolano Capriles.
Luego Mauricio Macri, del PRO fue patrón de su estancia una vez más y ganó su distrito de Ciudad de Buenos Aires; a su vez, obtuvo resultados aceptables en Santa Fe, con su candidato comediante Miguel Del Sel y en Entre Ríos, con el otrora golpista, Alfredo de Angeli.

La Alianza UCR y PS junto a otros aliados, como el UNEN Porteño de Elisa Carrió y Fernando Solanas, quedaron como la principal fuerza de coalición opositora que va a tener el oficialismo de cara a la nueva conformación de la Cámara de Representantes. Obteniendo resultados parejos en la mayoría de los distritos del país (salvo en Provincia de Buenos Aires donde apenas supero el 10 % de los votos).

La Izquierda conformada por el Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores Socialistas y otros que conforman el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) lograron obtener 3 bancas en todo el país, un “triunfo histórico” según sus dirigentes. Hay que rescatar la inteligencia de este sector que aprendió a utilizar las herramientas de la democracia burguesa que tanto despotrican: Medios Corporativos de Comunicación, Twitter, páginas de noticias como INFOBAE, etc. Y sobre todo la ley de Reforma Política que tanto los benefició y puso en pie de igualdad a todos los partidos políticos.

Lo que queda claro es que no emerge de todo el arco opositor un partido político o candidato que nuclee una única fuerza política. No tienen coincidencias ideológicas ni programáticas y solo se conjugan para criticar ferozmente al gobierno a través de su espacio de comunicación político por excelencia: La Televisión.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *