Elecciones Legislativas 2017

Pasó el 22 de octubre y los números hablan de cómo estamos y de las expectativas que tiene la ciudadanía. Las elecciones legislativas suelen ser un termómetro para medir ánimos, para catapultar nuevos espacios políticos, para revisar las acciones de gobierno o consolidarlas.

De alguna manera estos resultados siguen mostrando una consolidación de la derecha en todos los niveles, instalando la idea de que habrá progreso con el neoliberalismo si aceptamos que el ajuste es inevitable.

Lo cierto es que el país nuevamente se vistió de amarillo y la alianza Cambiemos se fortaleció en gran parte del territorio nacional. En la mayoría de los casos afianzando los votos obtenidos en agosto pero fundamentalmente revirtiendo el resultado en la Provincia de Buenos Aires. Sin embargo, en el Congreso de la Nación no serán mayoría. Cambiemos tendrá partir del 10 de diciembre 107 bancas, es decir 21 escaños más respecto de la conformación actual y se convierten así en la primera minoría parlamentaria. El kirchnerismo en cambio quedará en 67 escaños y en un tercer lugar el massismo que pasará de 39 a 22.

Al escenario nacional, la provincia de Neuquén le aportará a 3 nuevos representantes a la cámara baja: David Schleret que se suma al ya diputado nacional Alejandro Lopez por la alianza Cambiemos. Darío Martinez que actualmente es diputado nacional renueva su banca y junto Alberto Ciampini sostienen la doble representación por el kirchnerismo. Y Chani Sapag, actual diputada provincial por el Movimiento Popular Neuquino.

 

La masiva participación (más del 80% del padrón) en la provincia de Neuquén nos invita a pensar cómo se transforma el escenario político local. La irrupción de Cambiemos con fuerza en estas elecciones pero al mismo tiempo la consolidación del peronismo con Unidad Ciudadana como principal oposición, pone en tensión el discurso de la neuquinidad como única alternativa. El MPN en la Confluencia cosechó apenas el 17,79% de los votos lo que lo posicionó en un llamativo cuarto lugar. Mientras que el Frente Neuquino pareciera haber precipitado la carrera política de Ramón Rioseco.

Pero los resultados son más complejos. A nivel provincial Cambiemos se impuso con el 28,11% poco más de 105.000 electores concentrando las mejores performances en el sur de la provincia y en la confluencia. En segundo lugar el MPN con el 21,42% que aunque se impuso en 12 de los 16 departamentos de la provincia alcanzó con lo justo para superar los 80.000 votos. En tercer lugar podríamos dar crédito a la frase del candidato “caballo que alcanza quiere ganar” porque Unidad Ciudadana mejoró sus resultados respecto de las PASO y eso les permitió trepar al 19,31% con más de 72.500 votos y conquistar la 3º banca en disputa.

El desempeño del oficialismo nacional que en la Ciudad de Neuquén encabeza Pechi Quiroga también cosechó un contundente triunfo en elección local. Cambiemos alcanzó los 51000 votos lo que representa el 31,11%, mientras que en segundo lugar se ubicó el MPN con el 21,93%. Así estas dos fuerzas se quedaron con 4 y 3 de las bancas en el Concejo Deliberante de las 9 a renovarse. El peronismo encabezado por Marcelo Zúñiga logró recuperar el espacio en el parlamento de la ciudad y con el 12,12% de los votos se ubicó en tercer lugar, aunque la sorpresa fue el desempeño del Frente de Izquierda que por primera vez llegará a ocupar un lugar en el Concejo Deliberante con más de 14000 votos. En este escenario pierden sus espacios Libres del Sur, el Frente Renovador y el Frente Neuquino.

Por Gimena Gonzalez Eastoe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *