El tironeo

Por Alicia Irene Belinco*

Finalizó el paro docente.

 Fue un tironeo entre el gremio docente y el gobierno neuquino. Un tironeo en el que nadie quiso aflojar nada y donde sólo hubo un perjudicado: el alumnado de las escuelas públicas.

Las clases comienzan con muchos días perdidos y parece que a nadie le interesa demasiado.

Los chicos quedan desprotegidos y a merced de un juego político desvergonzado.

 El gobierno:

  1. No acepta que las escuelas están colapsadas por una infraestructura deteriorada en muchas de ellas.
  2. Ha realizado descuentos de sueldos salvajes a quienes adhirieron al paro y “por error” a muchos docentes que trabajaron. Esto contribuye a desunir y crear malestar y desánimo.
  3. No hay objetivos claros en educación ni planes de estudios actualizados, lo que produce un alto porcentaje de abandono y repitencia en la escuela media.
  4. No dialoga, expone su postura y no escucha.
  5. Engaña a los padres diciendo que los chicos van a recuperar los días perdidos cuando saben con certeza que ese tiempo NO SE RECUPERA. El ritmo de estudio diario, la responsabilidad de cumplir con sus tareas, lo que significa ir todos los días a la escuela, no se recupera, los días caídos no tienen vuelta atrás.

 El gremio:

  1. Deja en situación de abandono a los niños que menos tienen y más necesitan. La falta de clases hace que los chicos queden solos en sus casas -en algunos casos expuestos a accidentes domésticos- o en la calle, que no es justamente la mejor escuela .Afortunados los que tienen un familiar o un vecino que los puede asistir, pero no instruir.
  2. Arrastra a los maestros a un paro por tiempo indeterminado, provocando pérdidas económicas importantes para los docentes que necesitan sus sueldos para vivir.
  3. Crean desánimo entre los docentes que tuvieron que volver a la escuela sin haber conseguido nada. Expulsan a los docentes de su agremiación, ya que no se sienten representados por estos dirigentes que no midieron las consecuencias de las medidas que tomaron.
  4. Destruyen la escuela pública y hacen que los padres que puedan pagar una cuota lleven a sus chicos a las escuelas privadas, que en este momento están con una matrícula excesiva con aulas numerosas y no brindan una educación de excelencia acorde a lo que cobran.

 Esta situación es realmente grave y no admite más pasividad de sus actores. Con un gobierno de oídos sordos y un gremio con un alto grado de necedad es muy difícil llegar a buen puerto.

 ¿Qué hacer?

 Yo no soy ministra de Educación para decir qué hacer pero sé que hay variables que deben ser consideradas:

  1. El eje y motivo fundamental son los niños.
  2. La calidad de la educación es responsabilidad tanto del gobierno haciendo las inversiones necesarias como de los maestros dando prioridad a su capacitación y a la responsabilidad frente a los chicos.
  3. Sabemos que vivimos en un momento histórico donde la tecnología es fundamental para la educación, donde queremos escuelas dignas, con buenas condiciones edilicias, limpias, con todo el personal necesario y bien pago, debemos tratar de que esto sea normal en el funcionamiento diario, pero la falta de alguno de estos elemento no es motivo para suspender actividades y lo fundamental de la educación es que los chicos tengan continuidad en sus aprendizajes. He trabajado en escuelas precarias donde los maestros pintábamos las aulas, comprábamos los registros y las tizas, armábamos cajas con útiles para que todos los chicos tuvieran elementos para trabajar, siempre tuvimos claro que esa era una responsabilidad del Estado y peleamos por ello, pero no dejamos lo primordial que era educar a los chicos.

 Si estas ideas son entendidas podríamos ser un poco más optimistas para el futuro.

3 comments

  1. creo que no hay ninguna mala intención en el artículo no obstante como docente que hizo todo el paro y asistio permanentemente a las asambleas de Neuquén capital estoy en desacuerdo con algunas cosas: la primera como perteneciente al movimiento obrero (NO AL PARTIDO OBRERO) es que muy bien sabemos que cuando encaramos una huelga de la manera que sea todos somos conscientes de que la posibilidad de descuentos masivos es verdadera y legalmente factible, de manera que encontrarse con ellos es no una sorpresa sino más bien una decisión. el gobierno descontó a mansalva desconociendo su obligación de pagar a quienes si trabajaron y decidieron por diferentes motivos, no hacer el paro. esa carga es del sr gob Jorge sapag y me parece no solo de mal gusto sino también mal intencionado exponerlo de esta manera.en el punto 5 de lo que respecta al gobierno es necesario decir también, que los dos años de gestión del sr marcelo papalardo frente a aten, solo dejaron un saldo en rojo de los libros contables, ningún recibo de gastos, des movilización y descreimiento general del docente hacia su sindicato y solo 16 días de paro. si si, 16 días de paro en dos años. no obstante los indices de repitencia y deserción fueron altísimos sobre todo en el sector oeste de nuestra ciudad. la educación es un derecho que implica una responsabilidad de todos sus actores, y es claro que en los sectores de mayor deserción el abandono del estado se siente mucho más. no solo en las condiciones para la educación sino en las condiciones de vida de los chicos. por último dos cosas, primero reconocer el pliego docente como legitimo y necesario, sobre todo en lo que respecta al issn y al rechazo a la intención del mpn nacionalizar la caja de jubilaciones, un agravio para el bolsillo del docente. segundo es necesario crear un balance más real sobre el accionar de la conducción del sindicato (F.U.R.A.) y sus secretarios generales quienes se recostaron sobre la representación más fuerte del F.I.T. dentro del sindicato que es la lista marrón (partido Obrero), lo que produjo una radicalización extrema de la asamblea más determinante, que es la de capital, produciéndose por esto un alejamiento de los activistas con los docentes que no lo son, situación que permitió continuar en un paro sin perspectivas, lejos de los trabajadores de la educación (ya que desde la tercer semana más del 60% de los docentes eligió volver a las aulas) de manera indeterminada, disfrazado (mentido) bajo el nombre de estrategia de 72 hs con perspectivas, con un secretario general (Alejandro Castelar) sin fuerza (desde el inicio de su gestión) y sin la agudeza necesaria para conducir su asamblea que fue arrebatada por las representaciones de izquierda socialista y el por (Angelica Lagunas y Angelica Cano) quienes lejos de reconocer la medida que adoptó la maoría de los docentes fogonearon asamblea a asamblea para prolongar el paro en el tiempo.
    humildemente es mi descargo necesario creo, muchas gracias

  2. por último, ya no molesto más, lo prometo, es que puede ser que tengamos que apelar a la vocación docente como lo propone Alicia Irene Belinco en el final del artículo, no obstante cuando tus alumnos acuden a la escuela sin seguro del estado, cundo se te cae el pizarrón encima de un pibe como en huinganco, cuando no hay con que darles de comer a chicos que lo único que comen en el día es lo de la escuela, cuando tenes que ir a la escuela cagado de frió porque no hay calefacción, cuando en la era de la informática uno no uede acercarle este material a la esuela (primaria) a los chicos porque no hay con que, me parece que es necesario algo más que la “vocación” a la cual usted alude.

  3. por último, ya no molesto más, lo prometo, es que puede ser que tengamos que apelar a la vocación docente como lo propone Alicia Irene Belinco en el final del artículo, no obstante cuando tus alumnos acuden a la escuela sin seguro del estado, cundo se te cae el pizarrón encima de un pibe como en huinganco, cuando no hay con que darles de comer a chicos que lo único que comen en el día es lo de la escuela, cuando tenes que ir a la escuela cagado de frió porque no hay calefacción, cuando en la era de la informática uno no uede acercarle este material a la esuela (primaria) a los chicos porque no hay con que, me parece que es necesario algo más que la “vocación” a la cual usted alude.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *