El Saqueo Organizado

Por Gimena Gonzalez-Eastoe

“Yo le pido a todos los argentinos que tengan partido o no, le caiga simpática la Presidenta o no la aguante, le pido que cuide su bolsillo, no permita que nadie le robe”, dijo la Jefa de Estado en su último discurso. Frase que venimos escuchando desde que se desenmascararon a los sectores responsables de la inflación en nuestro país.
La inflación afecta directamente nuestros bolsillos, porque hace que nuestros salarios, pensiones, jubilaciones se vean devaluadas, es por eso que en estos tiempos debemos asumir un rol de defensa de nuestros derechos como consumidores.
Empoderarnos, empoderar al pueblo, es sinónimo de tomar conciencia y coraje para decir “No, no lo llevo porque está muy caro”. Es darnos cuenta de que somos los únicos capaces de frenar la especulación. ¿Y qué es la especulación? Es el egoísmo, es esperar a ver qué ventaja puede uno sacar sobre otro que está debilitado. Es esperar el momento preciso para aventajar al de al lado. Para los que detentan el poder económico en nuestro país, ese otro, es el pueblo trabajador. Y como durante años, el discurso del aumento de los salarios o del mal llamado “gasto público” derivaba en un natural aumento de los precios de todos los productos, esos poderosos, podían pasar desapercibidos. Hoy ya no.
No es posible aceptar el aumento desmedido, injustificado y en definitiva, especulativo de los precios. Porque son los mismos los que producen, almacenan, transportan y comercializan, porque son un grupo minoritario que en nuestro país deciden qué comemos, y cuándo somos soberanos de elegir. La concentración del mercado interno en pocas manos ha hecho posible que durante años, el pueblo trabajador haya sido estafado. Y ha venido a ser el Estado, quien a grito limpio exigió el despertar de todos para defender sus derechos.
Claro que el Estado posee otras armas para regular y controlar la especulación, como nacionalizar el comercio, crear mercados populares, o incluso expropiar. Pero seamos sinceros, nuestro país poco apoya medidas como éstas. Es por eso que el gobierno ha optado por darle a la ciudadanía el poder de acción, de controlar, de denunciar.
En esta pulseada que se ha desatado, muchos han querido hacernos creer que la pelea es entre el Gobierno nacional y las grandes cadenas de supermercados; y en muchos casos, esta situación se ha naturalizado. Pero lo cierto, es que esta disputa es entre nosotros y los formadores de precios; entre los vecinos de a pie, y los dueños de los supermercados que remarcan por si a caso y por las dudas.
Tal vez el primer control de precios no dio buenos resultados, pero la constancia tiene sus frutos. Y es que uno es responsable de los aumentos cuando decide ser imparcial, porque no se puede ser imparcial cuando se trata del bolsillo de uno. Ahora si en vez de denunciar los aumentos desmedidos, uno elige comprar igual, lo que avala es la especulación de aquel que remarcó el precio.
Hoy con “precios cuidados” los vecinos están empezando a hacerse parte del control de la inflación. Alcanza con ver los números de los productos del acuerdo y el consumo de los mismos en los últimos meses, para verificar que efectivamente, ha aumentado el consumo de los precios cuidados superando hasta el 300%.
Entender el consumo popular como parte de una rueda económica virtuosa, nos permitirá comprender las inyecciones de dinero que este gobierno sigue apostando en los sectores populares y más desprotegidos. Ejemplo de esto es el PROGRESAR, destinado a millones de jóvenes que deben terminar sus estudios, que deben capacitarse para poder tener una buena salida laboral. Ejemplo de esto, es que frente a las recetas liberales de ajustes programados, el gobierno nacional sostiene las paritarias abiertas y aun seguimos discutiendo aumentos de sueldos, y no recortes ni congelamientos. No es menor es esfuerzo que miles de compatriotas hacen, por eso es tarea de todos ponernos al hombro la defensa del trabajo, y los derechos sociales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *