Significativos huecos en el Plan Maestr@ del Gobierno Nacional

Este proyecto de ley denominado también Ley del Bicentenario contiene una lista de objetivos ambiciosos en relación a la educación en nuestro país y al sistema educativo; lo que no menciona es cuál será la forma de implementación, con qué recursos financieros, cuál es el rol y la función del Estado Nacional, por ejemplo.

Durante la lectura, una de las preguntas que surge en relación a este proyecto es ¿ Cómo pretende el gobierno llevar adelante el plan cuando las primeras medidas agresivas de la gestión de Cambiemos fueron sobre y contra la educación al reducir el presupuesto educativo, acción cuyo correlato se puede observar en el desabastecimiento de los planes socio-educativos, el cierre de direcciones de nivel dentro del Ministerio de Educación, la anulación de la paritaria nacional, la represión a lxs docentes ante su legítimo reclamo, por nombrar sólo algunas de las medidas antipopulares que se implementan desde el ejecutivo nacional. Todo esto en un clarísimo y evidente marco de retroceso en relación de derechos y garantías que el Estado debe asegurar. Otra de las cosas que llaman la atención sobre este Plan Maestr@ es que especifica no ser un plan de gobierno; textual: “El Plan Maestro no es un programa de gobierno”; deja librado al gobierno nacional como a las distintas jurisdicciones la responsabilidad de definir los programas de acción para implementarlo, esto en consonancia con la idea – como declama el texto al inicio – de que la educación es un bien público, primero y, posteriormente, un derecho personal y social que debe ser garantizado por el Estado.

Es interesante detenerse en algunos puntos que llaman especialmente la atención:

* 11 y 12: ¿qué significan los “servicios extraescolares de apoyo a la inclusión? ¿Implicarán el avance de las ONG sobre el sistema educativo ocupando así el espacio público?

* 18, 19, 20: ¿Serán las pruebas PISA el único parámetro para medir la calidad educativa? ¿No es esta una forma más de abrir la puerta al avance de grupos económicos multinacionales sobre nuestro sistema educativo?

* 28: ¿Qué medidas implementarán el o los Estados para reducir el ausentismo docente? Esto sin vulnerar los derechos de lxs trabajadores, no? ¿Por qué se pretende estigmatizar a lxs docentes en relación a la pérdida de las horas de clase cuando dice “medidas de acción directas adoptadas por los trabajadores de la educación? ¿Cuáles son los recursos económicos para solucionar los problemas de infraestructura?

* 34 a 43: ¿Cómo se implementarán los mecanismos de evaluación? ¿Se va a cumplir con la LEN que en su artículo 98 prevé la conformación de un Consejo Nacional de Calidad de la Educación el cual nunca se conformó?

* 46: ¿A qué se refiere con la actualización del “liderazgo educativo”? ¿Es acaso esto la apertura al negocio con las universidades privadas que están vinculadas al mundo de los negocios pero que no tienen experiencia en el campo educativo? (De esto ya nos ha advertido Adriana Puigross en diferentes entrevistas y conferencias)

* 53 y 54: ¿Qué es el Sistema Nacional de Carrera Docente al cual lxs docentes en ejercicio podrán adherir voluntariamente? ¿Es un esquema de recompensas salariales?

* 56 y 58: ¿Por qué a pesar de esa meta el gobierno se ha negado sistemáticamente a convocar a la Paritaria Nacional Docente dando así el puntapié inicial al “Conflicto docente actual”?

* 66 a 79: ¿Todas esas metas cómo se articulan con la autonomía universitaria y la Ley de Educación Superior?

* 101 a 108: Por último, pero no por eso menos importante: ¿Cuál es el rol de los gremios y sindicatos en esas metas?

Las leyes educativas que fueron sancionadas durante el kichnerismo y que están actualmente vigentes, comprometían recursos, organismos y formas de intervención y fueron políticas que tendieron a llevar la letra de esas leyes a la arena de la realidad. ¿Cómo confiar en un Plan Educativo que viene de la misma mano de lxs que sin ningún empacho tienen como premisa de gobierno el desabastecimiento del Ministerio de Educación y del Sistema Educativo? ¿Cómo hacemos para cubrir con un manto de seriedad a

una propuesta que proviene de la gestión cuyos pasos se han direccionado a abandonar y desconfigurar el rol fundamental del Estado en la garantía y protección de los derechos?

Mariana Aguilar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *