El petróleo, en mesa de saldos

En octubre pasado se registró una caída general del 33 por ciento en pozos perforados en el país, la mayor desde que en 2012 la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner decidió la recuperación de la empresa YPF. Quizás por inercia, la caída en la compañía argentina fue cinco puntos porcentuales menos en cuanto a perforación, pero de todas maneras no logra compensar la declinación.

En ese contexto, el Ministerio de Energía de la Nación, conducido por un equipo de ex ejecutivos de empresas privadas, apuesta a que a finales de este año el precio interno del crudo esté equiparado al internacional, que actualmente ronda los 45 dólares por barril. La diferencia es notable, ya que en Argentina el barril se cotiza a 65 dólares y el presupuesto del gobernador Omar Gutiérrez lo estimó en 63 dólares para 2017.

Si finalmente se llegase a la equiparación, las finanzas neuquinas -y de las demás provincias productoras- estarán en riesgo. Por caso, por cada dólar que disminuya el valor del crudo, Neuquén perdería unos 82 millones de pesos por año en concepto de regalías.

La única alternativa que barajan en torno del ministro Juan José Aranguren es si la reducción será gradual o abrupta. Eso será definido según el resultado de las discusiones sobre recortes a la producción y alza del precio que los países de la OPEP encaran desde hace meses a instancias del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Pese a todo este contexto, las petroleras radicadas en el país -con la anuencia de las cámaras de estacioneros- pidieron formalmente un aumento en los combustibles líquidos antes de finalizar el año. Específicamente, antes de las vacaciones, de manera de captar el consumo de verano con los precios ajustados. Hacia arriba, por cierto. Las refinadoras presionan para obtener una suba de entre el 5 y el 8 por ciento para compensar la brusca devaluación de diciembre.

Gutiérrez se definió esta semana como un “férreo defensor” del precio interno y pidió que se eliminen las retenciones a las exportaciones de petróleo. El piso del precio es, de acuerdo con la táctica neuquina, para sostener la actividad y el empleo en la cuenca, ya amenazados por la retracción que se verifica desde diciembre pasado.

Si bien la cotización del petróleo Medanito -la variedad que produce la cuenca neuquina- está fijada en 67 dólares según el acuerdo sectorial que rige hasta diciembre, las productoras y refinadoras ya lo negocian por varios dólares menos ante la mayor apertura de la importación de crudo que dispuso Nación.

Por Gerardo Burton

gerardoburton@manoamanonoticias.com.ar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *