El municipio no asistió a la mediación por la toma del Cañadón

Ayer fue suspendido el encuentro entre los ocupantes de la toma del Cañadón de las Cabras y el ejecutivo capitalino. La mediación, propuesta por la Defensoría del Pueblo a cargo de Ricardo Riva, debió levantarse tras la decisión del intendente Quiroga de no asistir a la misma puesto que, de esa manera, se estaría avalando lo que él considera un delito.

La ciudad de Neuquén se encuentra en una paradójica situación en relación al tema de la vivienda. Mientras aumenta la demanda de loteos y alquileres a precios accesibles para el trabajador, suben en forma proporcional las propiedades ociosas. En este sentido, la toma del Cañadón es una muestra de que el reclamo por el acceso a una vivienda digna está latente.

No obstante esta problemática que sufre gran parte de la población neuquina, el intendente Quiroga instó a sus funcionarios a no asistir a la mediación. En esta línea se expresó Marcelo Bermúdez, secretario de Coordinación de la ciudad, quien justificó la decisión al afirmar que “acá no hay mediación posible cuando la Justicia fue la que ordenó el desalojo de personas que estaban cometiendo un delito usurpando tierras que no le pertenecen”, para luego concluir sosteniendo que “es una gran injusticia ignorar esta situación por ceder a las presiones de aquellos que utilizan el corte de ruta como modo de presión para lograr su objetivo”.

Quien salió a responderle al municipio capitalino fue el candidato a concejal Gastón Ungar (PJ) al comparar las políticas sociales de Quiroga con las de Macri. “El actual presidente dejó la ciudad de Buenos Aires con un 20% de las viviendas ociosas, pareciera que nuestro intendente practica las mismas formas”, sostuvo el dirigente peronista. “Hoy no existen loteos sociales en Neuquén; para comprar un terreno se debe cobrar como un petrolero” afirmó Ungar, quien también remarcó que es necesario discutir una ordenanza que regule los valores de los alquileres. “Hay gente idónea trabajando en ello, como la Unión de Inquilinos, pero ni el poder ejecutivo ni el Concejo les presta atención”, concluyó el candidato.

Recordemos que, a mediados del año pasado y según un informe presentado por Pamela Gaita de Unión de Inquilinos, en la ciudad de Neuquén existen más de 33 mil ciudadanos viviendo en asentamientos irregulares y más de 70 mil son inquilinos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *