El mercado quiere energía más cara

La reducción de las partidas destinadas a los subsidios y transportes que el gobierno de Mauricio Macri impuso en el proyecto de presupuesto para 2017 ya se sienten en la actividad petrolera de la cuenca neuquina. En efecto, mientras el subsecretario de Hidrocarburos, José Luis Sureda, advirtió en estos días que el desarrollo de la formación Vaca Muerta arrancará recién a finales de 2018 o principios de 2019, su jefe, el ministro Juan José Aranguren, definió que en el corto plazo se caerá el precio interno del petróleo para equipararse al valor internacional.

Eso no se traducirá en una baja del precio de los combustibles, ya que el próximo mes tendrán un nuevo ajuste.

La única gradualidad en el retiro de los subsidios del Estado nacional y en la supresión del precio interno del crudo será la que demande el mantenimiento del “goteo” de reubicaciones, suspensiones, despidos, retiros consensuados y jubilaciones en la actividad petrolera. Por eso es que Aranguren explicó en el diario “Río Negro” que es necesario “tratar de ser todos lo más eficientes posible, las empresas, el gobierno provincial, el nacional y los sindicatos”.

De esta manera, con un recorte real del 31,3 por ciento para el año próximo en el presupuesto -50 mil millones de pesos menos-, la energía se encamina a un precio regulado casi en exclusividad por el mercado

En un escenario con precios de mercado, el gobierno nacional recién prevé que las inversiones se recuperarán cuando finalice este proceso, hacia 2018 o 2019 y para ese momento se espera una inyección de entre 10 y 15 mil millones de dólares. La primera condición, entonces, es el “sinceramiento” de los precios. La segunda es la ejecución de un ambicioso plan de infraestructura que contempla oleoductos y gasoductos, redes viales, de comunicaciones y de abastecimiento eléctrico.

Sureda, como Aranguren, se desempeñó antes en el sector privado: fue ejecutivo de Pan American Energy, la empresa que opera el yacimiento de Cerro Dragón en Chubut-Santa Cruz y que en estos días refuerza su presencia en Neuquén, con trabajos en yacimientos no convencionales.

Justamente el interés demostrado por las compañías transnacionales en la formación Vaca Muerta, verificada hace dos semanas, se relaciona con la voluntad del presidente Macri de visitar la zona, una intención doblemente fallida por cuestiones supuestamente climáticas. Es que su recorrida le servirá para continuar con la construcción del relato con uno de los tópicos más recurrentes: la lluvia de inversiones.

 

Por Gerardo Burton

gerardoburton@manoamanonoticias.com.ar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *