El 17 de Octubre

Por Juan Pablo Avondet-Profesor de Historia

El 17 de Octubre, es -sin lugar a dudas- la fecha clave más importante para cualquier persona que forme parte del movimiento que lideró el- por entonces- Teniente Coronel: Juan Domingo Perón. La esencia misma del “peronismo”, fue “parida” a mediados de Octubre de 1945 en la “Plaza de Mayo” con la llegada de miles de personas que pedían por quién más había hecho por ellos desde la secretaría de trabajo.

El día 17 de Octubre de 1945, Juan Domingo Perón se encontró con una esperanzadora realidad tras ser informado que debía movilizarse desde el hospital donde estaba haciendo atendido por una afección pulmonar debido al sometimiento que vivió tras haber sido recluido en la isla Martín García por parte de los militares- influenciados por un sector del empresariado que abominaba las conquistas sociales otorgadas a los trabajadores- que participaban del gobierno de Edelmiro Farrell, acusado de: “Comunista”, “rojo” y “agitador de obreros” entre otros calificativos.
La llegada esplendorosa de Perón calmó a la multitud que no paraba de corear su nombre y que les exigía a los militares que apareciera desde el balcón de la casa rosada. Tras horas y horas de espera, el pueblo pudo acceder al encuentro que tanto deseaba, Perón aparecía entre los militares que hasta minutos antes debatían que hacer con la muchedumbre. Las posturas eran varias, algunas de ellas- vertidas por algunos autoritarios irremediables, hijos de la más rancia aristocracia que defendía sus propios intereses- planteaba dispersar a la gente de la Plaza con tanques en caso de que fuera necesario. Por suerte no triunfaron en su reclamo y decidieron hacer hablar a Perón tras arreglar con el mismo cómo iban a seguir las cosas desde dicho momento. Así comenzaba la era de una nueva Argentina, más justa en toda acepción posible.
Rápidamente, como resultado de la movilización obrera, se llamaría a elecciones democráticas que llevarían a Perón a la presidencia en Febrero de 1946 con su compañero de Fórmula, el conservador Hortensio Quijano.

La figura del caudillo nacido en Lobos (o Roque Pérez, dependiendo de la biografía que se lea ) el día 8 de Octubre de 1895. Ha sido- y es- estudiada desde las más diversas corrientes ideológicas desde su advenimiento al poder, tanto para defenestrarlo como para reivindicarlo (de más está decir que la objetividad no existe para analizar la historia). Pero no es justamente de Perón y Evita, su mano derecha (o izquierda para los fanáticos de la liturgia de algún determinado momento al que no ingresaremos ya que no nos concierne para analizar el tema en cuestión) lo que nos interesa ponernos a desarrollar en esta fecha. Es primordial para el historiador estudiar el contexto político de la época y para ello debemos decir que Perón construyó sus cimientos desde el Departamento Nacional del Trabajo, luego convertido ensecretaría de Trabajo que para el día 10 de Octubre de 1945 ya no lo tenía como principal figura ya que el futuro presidente había tenido que renunciar por presiones de sectores liberales del Ejército y la armada, que veían con muy malos ojos su labor en favor del obrero y el papel protagónico que le quería dar a partirdel Estado desde su cargo de vicepresidente que también ostentaba. Pero las conquistas sociales alcanzadasno podían borrarse de un plumazo y para ello- y por ello- los obreros salieron a la calle a buscar a su líder, su “mesías”, aquel que, lejos de ignorarlos- como lo habían hecho anteriores funcionarios- los había recibido en su despacho para intentar solucionar los problemas que los aquejaban sellando una alianza indestructible con los sindicatos que los representaban.

El contexto internacional con un fin de guerra ya anunciado (destacado por sus detractores para mostrar a Perón como un mero oportunista) pintaba un futuro favorable para una Argentina proveedora de alimentos, aunque en plena competencia con el gigante del norte que, a través del Plan Marshall, entorpecía claramente el desarrollo total de exportaciones a los países devastados. Pero no por ello podemos reducirlo- como pretenden algunos malos intencionados- a tamaña simplificación económica y menos si se desconoce el Keynesianismo que Perón adopta desde sus primeros años de gobierno como presidente. Tras el 17 de Octubre que fortaleció más aún la figura de perón, la cuestión política se dirimiría entre los partidos políticos coaligados (comunistas, conservadores, radicales y socialistas) tras la figura del embajador yanqui: SpruilleBraden, que denunciaban a Perón de “nazi” y “fascista” atendiendo al juego de los Estados Unidos que defendía sus intereses económicos con el objetivo, entre otros, de ser principal proveedor de materias primas en la guerra de la que ellos habían sido partícipes. Pero Perón, los superaría en las elecciones y fortalecería su accionar nacional y popular.

Pero no sólo esto se desataría tras el 17 de Octubre. El odio de clase aparecería en su expresión más cabal en la oligarquía argentina tan propensa a hacerle los deberes encomendados a los imperios de turno con tal de adquirir un mínimo de porciónen el reparto de “la torta”. No cesarían los ataques en su búsqueda –desesperada-de recuperar los hilos del país y eliminar de la escena política a los “cabecitas negras” a los que Perón había dignificado. Sus objetivos se verían realizados, parcialmente (no pudieron “extirpar” a los peronistas como pretendían) tras el golpe de Estado de 1955 que llevarían a cabo con una parte de las FF.AA y el apoyo civil de los sectores oligárquicos vapuleados durante la década peronista.

Para culminar este breve artículo, citaremos a Perón,quién decía sobre la Revolución llevada a cabo desde su arribo al Departamento de trabajo y que amplificaría durante su presidencia: “Deseamos convertir la revolución en evolución, obteniendo del Estado el derecho a que los trabajadores lleguen al gobierno, a la administración y a la legislación del Estado” y la realidad lo demuestra ya que como marcan ciertos datos estadísticos confiables, el ingreso per cápita se había incrementado como nunca antes en la historia a partir del año 1946, al igual que la participación del obrero en las ganancias logrando que la dignificación de las masas se transformara en realidad tras años de postergación.

1 GRIFFITH, John F, citado en Monzalvo, Luis. Testigo de la primera hora del peronismo. Citado por GALASSO, N. Perón. Formación, ascenso y caída (1893-1905). Buenos Aires. Colihue. 2005. Pág. 366
2 Norberto Galasso es uno de los que asegura que Perón nació un 7 de Octubre de 1893 en Roque Pérez y no en Lobos dos años y un día después. Ver: GALASSO. Ob. Citada. Pág. 21
3 Se estaba terminando la Segunda Guerra Mundial con los últimos ataques a Japón por parte de los EE.UU. (Hiroshima y Nagasaki). Los sectores aliadófilos que representaban los partidos políticos reunidos en la “Unión Democrática” presionaron al gobierno de Farrell para que terminara con su postura de “neutralidad” y, finalmente, el 27 de Marzo de 1945, la Argentina le declararía la guerra el Eje.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *