Mano a mano vuelve a la calle y nace en el espacio virtual

Editorial

Mano a mano esta en la calle nuevamente. Vuelve porque entendemos que es necesario un espacio en el cual las noticias tengan como protagonistas a los vecinos y a las muchas acciones que cotidianamente producimos, así como también a las ideas y reflexiones sobre lo que sucede a nuestro alrededor, tanto en el espacio cotidiano como en el país y el continente.

Y nace en el mundo virtual porque él nos permite mantener la información actualizada y con una interacción con nuestros lectores que enriquecerá interactivamente esta relación.

En aquella primera versión del mano a mano nos planteábamos un periódico comunitario como herramienta para oponernos a un proyecto de país que solo dejaba a millones de argentinos sin trabajo, sin educación, sin salud y sin jubilaciones, sino que aun peor, básicamente dejaba a nuestra soberanía en el lugar de un papel vacío, ya que nos despojaba de todos y cada uno de nuestros recursos. Desde allí reclamábamos la presencia del Estado para resolver los problemas que nos alejaban cada día mas de la dignidad.

Pero estaba claro, que el Estado que nosotros esperábamos no encajaba en el proyecto que guíaba el rumbo de nuestra Argentina y por lo tanto la única vía posible era la organización social como respuesta a los problemas de nuestro pueblo, ese pueblo de vecinos, estudiantes, trabajadores que salían a la calle, cocinaban en ollas colectivas y armaban bibliotecas populares, ferias del trueque y cientos de alternativas diagramadas para seguir viviendo.

Pasaron los años, aquel periódico barrial cumplió con su objetivo y hoy enfrentamos el nuevo desafío de potenciar cada uno de los logros que como Nación hemos obtenido. Paso a paso vamos recuperando nuestros recursos, esos que hacen que podamos volver a hablar de soberanía, no ya como un slogan sino con la responsabilidad que implica protegerlos y ponerlos al servicio de los intereses nacionales.

Cada día ese Estado se hace mas palpable, avanzando en la construcción de escuelas (párrafo aparte merece la situación provincial al respecto), posibilitando las millones de jubilaciones y pensiones, discutiendo año a año los salarios de los trabajadores, poniendo freno a los empresarios que, acostumbrados durante años a trasladarnos siempre sus pérdidas, nos aumentan cada uno de los productos que nuestras mesas necesitan diariamente.

Hoy reafirmamos, como entonces, que la comunicación es una herramienta poderosa que debemos aprender a usar para que cada paso que damos sea revisado, interpelado y consolidado con el aporte de tod@s y cada un@. También sabemos que ese Estado que defendemos por presente, regulador, guía, requiere de una presencia ciudadana que solo es posible con responsabilidad individual y comprensión de la totalidad que integramos. Cada uno de nosotros tiene necesidades particulares, sectoriales, pero ninguna de ella puede estar por sobre la necesidad del conjunto.

En cuanto a la situación de nuestra provincia, entendemos que merece un apartado y no solo en término educativos, porque además de ser una de las que menos cantidad de edificios ha incorporado y/o refaccionado y de encontrarse atravesada por un conflicto con los trabajadores del area que hace cada día mas débil a la educación en el sistema público, tiene un gobierno que oscila internamente de manera constante entre la integración a un proyecto colectivo y el aislamiento que le otorga herramientas de negociación coyuntural.

Renacemos a la luz de una Argentina que comienza a verse como parte de un continente que durante mas de un siglo le fue negado, intentando convencernos de que en realidad nuestra identidad nos remitía exclusivamente a otro territorio.

Esta es la Argentina en la que estamos discutiendo, entre otras tantas cosas, como democratizar la palabra; nosotros también tenemos un aporte que hacer y usted, vos sabemos que también.

2 comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *