Una buena alternativa para superar el desempleo

Por Ailin Gamoneda*

En la provincia de Neuquén existe una variedad acotada de salidas laborales. Mucha gente aspira trabajar en el sector estatal que es el más demandado ya que ofrece buenas condiciones salariales y estabilidad laboral. Otras personas se inclinan por la búsqueda de empleos en comercios y empresas de cualquier rubro. Aspectos tales como la formación educativa, la edad, la experiencia son determinantes a la hora de conseguir un trabajo. En relación a esto muchas personas que no han logrado acceder al trabajo como empleados, debido a que no cumplen con los requisitos que el mercado laboral exige, han decidido ser trabajadores por cuenta propia, es decir generar ellos mismos su puesto de trabajo para poder sobrevivir.

En el año 2010 un grupo de organizaciones sociales conformamos la Red Confluencia de Microcrédito. La misma se fundó con el objetivo de poder trabajar en la ciudad de Neuquén con el Programa Nacional de Microcrédito impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Este programa busca propiciar y favorecer a los pequeños emprendedores a través de créditos de montos escalonados y con bajos intereses para que puedan acceder a materia prima, herramientas o insumos y se entrega a aquellos emprendedores que conforman un grupo solidario y ejercen una garantía mutua.

Este programa tuvo muy buenos resultados en su aplicación, en los niveles de devolución y en el compromiso que asumen los emprendedores con su trabajo y con sus compañeros. El Estado Nacional no sólo financia este programa sino que pone a disposición una batería de políticas tendientes a favorecer este tipo de iniciativas de autoempleo como el monotributo social, los talleres familiares y políticas de comercialización, tales como las ferias permanentes, capacitación a emprendedores, etc.

Para que estos actores, que hoy integran la denominada Economía Social, crezcan y se fortalezcan se requiere de una política activa por parte del Estado que la promueva. Esto no es ni más ni menos que una decisión política.
En nuestras experiencias locales, como es el caso de la ciudad de Neuquén, vemos una política opuesta al acompañamiento de este tipo de experiencias. Se ve una fuerte resistencia a la creación de ferias ambulantes, y a cualquier tipo de venta que se realice en la calle. Desde la Municipalidad se ponen muchísimas trabas a la regularización de los pequeños emprendimientos y se ve un claro desapoyo a este tipo de iniciativas.

Como se ha repetido incansables veces, el trabajo dignifica. Sin embargo algunos funcionarios ignoran que el autoempleo es la única salida que encuentran muchas personas para llevar el pan a su casa todos los días. Trabajar por cuenta propia no solo genera una salida laboral, sino también autonomía, compromiso, producción local, más empleo, más consumo local, etc. Es una larga cadena que bien aceitada reporta excelentes consecuencias para toda la economía. En contraposición a esto, están las grandes multinacionales que se instalan en nuestra ciudad, favorecidas y protegidas por el Estado municipal, que ofrecen trabajos precarios, mal remunerados o que muchas veces traen empleados desde sus lugares de origen marginando a la mano de obra local, hecho que de ningún modo beneficia a nuestra economía.

Tal como lo vemos en la experiencia, el autoempleo es una herramienta que los estados deben apoyar y fortalecer ya que es una forma válida para contribuir a la creación de trabajo digno. Si no, la alternativa que nos queda como sociedad es continuar agrandando el estado o dejando excluidos a miles de compatriotas que lo único que necesitan es una oportunidad.

*Estudiante de Sociología de la Universidad Nacional del Comahue

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *