Divide et impera (Divide y reinarás)

A poco de iniciarse el ciclo lectivo 2017 las y los docentes del país nos desayunamos con la decisión del ejecutivo nacional de fragmentar la negociación salarial: no convocaron a la paritaria nacional docente. Dejaron librada, mejor dicho, abandonada dicha convocatoria al albedrío de cada provincia y, por si eso fuera poco, le pusieron un techo del 17 % a la negociación. La sombra de la brecha salarial que produjo la Ley Federal de Educación allá por 1995 se cierne nuevamente sobre la educación y las/los docentes en nuestro país.

Fijar el salario mínimo de los docentes es una obligación del Estado Nacional y esa obligación surge de la Ley N° 26 075 de Financiamiento Educativo (2005) que acuerda pautas generales en cuanto a condiciones laborales, calendario educativo, salario mínimo docente y carrera docente. Es decir que se plantea un claro incumplimiento por parte de las autoridades de la norma legal que enmarca las negociaciones del conjunto de trabajadoras/es del sector docente.

ude ctera sadop

Con prisa y sin pausa el gobierno encabezado por Mauricio Macri ha puesto en marcha un calendario de desguace del Estado que tiene como premisa un ajuste feroz sobre la vida de las y los trabajadores y, atacar el ámbito educativo, es una parte fundamental de este plan.

En nuestra provincia, el gobierno de Gutiérrez juega a lo de siempre: patear la discusión para lograr el desgaste. Este año, le agregó una cuota más a su cinismo al convocar la mesa paritaria para el día 17 de febrero, sobre la fecha de inicio de clases. Incluso, el ministro Gaido sostuvo que la negociación se debe dar con los chicos en las aulas, situación compleja cuando gran cantidad de instituciones educativas no podrán comenzar debido al retraso en obras edilicias.

Confrontar la decisión de poner como variable de ajuste a los trabajadores es una acción genuina e imperiosa que todas y todos los docentes llevaremos adelante – también – con prisa y sin pausa para defender y no ceder en nuestros derechos.

 

Por Mariana Aguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.