Discapacidad y derechos vulnerados

Mano a Mano charló con Ana Ofelia Farias, presidenta de la Asociación Integracion de Progreso, acerca de las dificultades que atraviesa la Junta Coordinadora para la Atención Integral del Discapacitado  y la falta de respuesta oficial.

Ana Ofelia Farias es presidenta de la organización no gubernamental  Asociación Integración de Progreso dedicada al trabajo con jóvenes con discapacidad. En ella los adultos y adultas tienen clases de lecto-escritura, corte y confección y huerta con docentes nombradas del consejo provincial de educación. Desde el 2007, Ana es presidenta ad honorem de la institución ubicada en la sede municipal del barrio Progreso hace 25 años.

Ana Ofelia Farias recibiendo reconocimiento de la Subsecretaria de Discapacidad por sus años de trabajo en la materia. Noviembre 2016

Se introduce en la temática discapacidad a finales de los años 70, cuando nace su hijo con parálisis cerebral en una ciudad como Neuquén, que desconocía este tipo de patologías por la ausencia de profesionales idóneos como neurólogos infantiles. La única certificación de discapacidad, documento necesario para acceder a los más esenciales derechos mediante las obras sociales o la salud pública y gratuita, existente era la nacional  y, por lo tanto, era necesario trasladarse hasta Buenos Aires para obtenerla.

Frente a esta realidad,  Farías se reunió con padres y madres que estaban en la misma situación y, en 1983, formaron ,estando en listas negras de la dictadura, una de las primeras asociaciones de paralíticos cerebrales.

En 1985, Ana junto a otras madres y padres, logró que naciera la ley provincial 1634. La Junta Coordinadora Para la Atención Integral de las Personas con Discapacidad (JUCAID) fue creada mediante el Decreto N°5233 en 1990 en aplicación de dicha ley.

Hoy la certificación es nacional, pero se tramita en la ciudad de Neuquén y conlleva beneficios a las personas con discapacidad. “Hace 2 años, el gobierno provincial crea el ministerio de ciudadanía con el ministro Alcaraz a la cabeza. Este forma la Subsecretaría de Discapacidad, que debería velar por las personas con discapacidad, pero se ocupa de las organizaciones a nivel autoridades, nunca de las bases.” relata Ana.

“En diciembre de 2017, el gobernador manda a la legislatura un paquete de leyes con cambios ministeriales importantes, la mayoría de los diputados provinciales votó ese paquete. Allí, la ley 1634  pasa a ser aplicada por la Subsecretaría de Discapacidad, pretendiendo hacer desaparecer la JUCAID. Un grupo de asociaciones no acordamos con esto y pedimos audiencia con el gobernador y vicegobernador para explicar el desacuerdo con esta decisión. El vicegobernador recibió a las doce asociaciones, nos escuchó y nos propuso una solución. En última instancia se comprometió a hacer las modificaciones ya que es presidente de la legislatura”, cuenta Farias.

La reunión que le solicitamos al sr. Gobernador no fue respondida e intentó derivarnos a la subsecretaria de discapacidad, con quien tenemos el conflicto. Decidimos no concurrir e insistimos en la audiencia con el jefe del Estado Provincial. Mientras tanto a la JUCAID le falta, desde hace 4 meses, el nombramiento de médicos y médicas que ya están preparados para las certificaciones pendientes. Una doctora acreditada para certificar viene de San Martín de los Andes  tres veces por semana para trabajar junto a una pediatra del hospital Castro Rendón, también acreditada. Al estar solo esas dos profesionales se generó que unas 600 personas estén esperando que se les dé el certificado de discapacidad o la renovación del mismo.” Afirma la presidenta de la Asociación Integración Progreso.

Las doce organizaciones acordaron que en caso de que en esta semana no tengan una respuesta favorable por parte del gobernador, el día lunes saldrán a los medios oficiales de comunicación a denunciar esta situación.

Por Paola Olivares

Deja un comentario en: “Discapacidad y derechos vulnerados

  • 16 abril, 2018 en 8:45 am
    Permalink

    Es decir que todos los discapacitados son reenes de la burocracia entre la JUCAID el Ministerio de Ciudadanía y la Subsecretaría de Discapacidad. Muy triste!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.