Día del futbolista neuquino

Hoy se cumplen 27 años del trágico accidente que le costó la vida a cuatro jugadores del Club Petrolero Argentino de Plaza Huincul, y que dio origen al Día del Futbolista Neuquino.

El 30 de septiembre de 1990, el plantel del Matador de Huincul, había viajado a la ciudad de Neuquén para disputar la cuarta fecha de la LiFuNe. Tras rescatar un empate en uno frente a Atlético Neuquén, futuro campeón del torneo, la delegación naranja emprendería el retorno a la comarca petrolera en autos particulares.

Uno de los vehículos protagonizó un accidente con un colectivo en una curva llegando a Plaza Huincul. La desgracia golpearía a todo el futbol regional ya que en el incidente morirían los jugadores Marcelo Medina, José Luis Tobares, Pedro Landaeta y Sergio Conteras. El certamen estuvo parado por duelo durante una semana y, en homenaje a los fallecidos futbolistas, se erigió un monumento en el lugar del choque. Además en memoria a los hombres del club, el estadio de Petrolero Argentino fue rebautizado como “30 de Septiembre”.

El Día del Futbolista Neuquino, decretado en honor a las víctimas del trágico incidente, más que una fecha de festejo, es un día para conmemorar y reconocer el esfuerzo que hacen diariamente los enamorados de este deporte en la provincia, aunque muchas veces les falte apoyo del Estado, de las empresas y de los habitantes.

Desde Mano a Mano queremos saludar a los deportistas en su día y agradecerles por nunca bajar los brazos en un ámbito que muchas veces es poco grato con quienes le dedican su vida. Gracias y sepan que hay gente que vive para gritar sus goles, festejar sus hazañas y llorar sus derrotas, acompañándolos cada paso en defensa del futbol provincial y federal.

 

Por Diego Salas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *