Derechas

Venimos de una semana golpeados con la muerte de Fidel Castro, pero la derecha no da respiro alguno y esta semana se produjeron acontecimientos que lo demuestran (o demostrarán).

En Sudamérica, los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay votaron por la suspensión de Venezuela del Mercosur, tras 4 años de haber ingresado, por supuestos incumplimientos de normas democráticas y comerciales luego de vencerse el plazo para que dicho país incorpore a su legislación una serie de disposiciones comerciales y políticas, incluido el respeto por los Derechos Humanos ante el encarcelamiento de “opositores políticos”. Todo esto sumado a que desde julio los demás países miembros bloquearon la presidencia del país caribeño del organismo.

A pesar de esta situación, Nicolás Maduro ratificó que seguirá en el bloque acusando a los demás países miembros de implementar un golpe de Estado contra su país. Es que es sabido que todo obedece a un plan orquestado por estos gobiernos neoconservadores para desgastar al proyecto bolivariano tras la suspensión del referéndum revocatorio por irregularidades en la recolección de firmas y el fracaso de llamar a un juicio político contra el propio Maduro por parte de la oposición. Estos coletazos externos son caldo de cultivo para una oposición que cuenta con el control de la Asamblea Nacional.

Cruzando el Atlántico las cosas no parecen ir de la mejor manera tampoco. En Francia, ante la espera de un candidato por parte de los socialistas gobernantes, que vienen golpeados por el desfase entre el discurso de campaña y la política real llevada a cabo en plena crisis económica, las derechas ya tienen sus candidatos. Por un lado tenemos a François Fillon, para representar a Los Republicanos en las elecciones del 23 de abril próximo y, por el otro, a los ultraderechistas del Frente Nacional liderados por Marie Le Pen. Ambas fuerzas son lo que resuenan como las principales en contienda. Es decir que la salida, en esta parte del globo, será inevitablemente por derecha aunque queda definir la tonalidad.

En Austria mañana se vota en la segunda vuelta entre la izquierda del Partido Verde, liderado por Alexander Van Der Bellen y la ultra derecha del FPÖ (Partido de la Libertad de Austria), liderada por Norbert Hofer, quien resultó ganador de la primera vuelta.

Este panorama nos demuestra que estamos ante una disputa de poder y de modelos de países en donde los que van ganando terreno son las propuestas más reaccionarias como consecuencia directa del fracaso de los modelos liberales. Es un voto contra el sistema. Es una salida de la crisis por derecha cuyas consecuencias están por verse, así como también los triunfos de los modelos excluyentes de sociedad que se contraponen a otros modelos incluyentes.

Son dilemas, ante las sucesivas crisis en el que el capitalismo se irá reinventando.

 

Por Valentín Steimbreger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *