Deportes para pocos

El pasado 27 de junio, el gobernador Gutiérrez, cachorro preferido de Mauricio Macri, anunció muy orgulloso su plan de infraestructura deportiva en el que se realizarán obras en la Ciudad Deportiva de Anaya al fondo.

El mismo consiste en la construcción de una modernísima cancha de hockey, un centro de judo de mediano rendimiento y una pista de ciclismo de 1200 metros. Todas estas maravillas costarán nada más y nada menos que unos 30 millones de pesos. Según sostiene el mandatario, la idea es “garantizar el acceso al deporte y la cultura tanto en la ciudad como en la provincia”.

Mientras tanto, en los suburbios, en el barro, donde hace falta más apoyo, se reflejan años y años de abandono y falta de política deportiva. En los barrios que tienen la suerte de contar con uno, los clubes hacen malabares simplemente para mantener sus puertas abiertas en establecimientos en que lejos de soñar con mejoras, sueñan con poder afrontar los costos de la luz y el gas. Es difícil imaginarse a una joven de Cuenca XVI yendo a entrenar al equipo de hockey de Ciudad Deportiva, pero bueno, son las prioridades del gobernador.

Pero la cortina de humo no busca sólo tapar las necesidades de la barriada. Este nuevo plan de infraestructura sale a la luz justo en la semana en que el equipo de la ciudad, Independiente de Neuquén, pide ayuda económica a gritos por todos los medios para no bajarse del Federal A. Mientras en provincias como Chubut, el gobierno garantiza apoyo económico a cualquier equipo que participe de competencias federales, en Neuquén se niega el apoyo a la única entidad deportiva que representa a la provincia en la tercera categoría nacional sin más razón que el apellido del presidente albirrojo, sepultando el sueño de miles de neuquinos que quieren ver a la provincia en los primeros planos del fútbol de AFA.

 

Por Diego Salas

diegosalas@manoamanonoticias.com.ar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *