Democracia y bloques regionales a las urnas en 2018.

Este año vuelve a ponerse a prueba la “clarividencia” de los Pueblos como orientador al desarrollo nacional, tal como propugnaba Manuel Ugarte en su libro “El destino de un Continente”, 1923. En esta primera entrega presentamos los escenarios de Asia y Europa que tendrán sus elecciones en los próximos meses.

La geopolítica internacional atraviesa momentos decisivos. En cuanto a la reconfiguración puesta en marcha desde el crítico amanecer del siglo XXI, acaso sólo apreciando la frecuente conflictividad diplomática entre las naciones denominadas emergentes con las hegemónicas, interbloques, como para adentro de éstos, se nos presenta la necesidad imperiosa de realizar un primer análisis en perspectiva electoral para el corriente año. Un reflujo de sinergias – aparentemente superados – que han ido sedimentándose a partir de momentos críticos nacionales, están hoy en el concierto impuesto por la globalización volviéndose a poner a prueba a través del sufragio.

El ascenso de países y grandes bloques de poder han re-impulsado el afloramiento de conceptos en la agenda política tales como populismo y nacionalismo, vertidos con amplio favoritismo por la BBC ó en su versión local La Nación como ejemplos mediáticos.

Adentrémonos ya desde el este hacia nuestra región – con óptica latinoamericanista – a los hechos electorales en víspera como a los resultados arrojados recientemente a lo ancho del globo.

ASIA

China en su carácter reformista – a través de su Parlamento compuesto por tres mil miembros – ha dado un paso importante en la consolidación de los liderazgos que sustenten, como lo ha demostrado su actual presidente electo Xi Xinping, la programática de la república. El pragmatismo oriental colisiona con el que pretendieron instalar sus anteriores colonias; las deliberaciones que suelen llevarse a cabo deben ser contemplados en un contexto de décadas, pues la nación cuna de Confucio ha trazado un plan de largo alcance que ha sufrido muy pocas variaciones coyunturales.

La reforma Constitucional si bien es más amplia, desde occidente ha resonado el eco contrario al enmendado por los parlamentarios de la nación asiática, integrante tanto del bloque de los BRICS como del G5. Los tambores mediáticos internacionales debieran caracterizar al “último emperador” antecesor a Mao Tse Tung como un populista nato (?)

Otro país de peso en la geopolítica del sudeste asiático y que desarrollará elecciones generales el día 15 de julio es Pakistán; junto a India han sido incorporados hace 2 años al bloque de la OCS (Organización de Cooperación de Shanghái). Las últimas elecciones parlamentarias transcurridas en Pakistán, tuvieron como protagonista a la socióloga Krishna Kumari Kohli, la senadora pertenece a la casta de los Harijan, una minoría relegada históricamente en la región. Su carrera política se inicia al unirse al Partido del Pueblo Pakistaní (PPP) como activista, más tarde se comprometió en la protección de los derechos de las comunidades excluidas y, sobre todo, en la promoción de la educación de las niñas. En un país preponderantemente musulmán y con la fresca estadística de 1 candidata cada 4 hombres que aspiraron a las bancas del vecino hindú , vale destacar ésta incipiente irrupción si bien su fuerza política perdió 6 escaños ; un dato comparativo con Brasil y que debería ponderarse además a la participación democrática del pasado 4 de marzo y al próximo 7 de octubre respectivamente surge cuando vemos que aunque el primer país tiene una población algo menor, sí lo supera en representatividad cuantitativa senatorial, 104 contra 82 para el caso latinoamericano.

Malasia cuya forma de gobierno de corte londinense es considerada dentro de la segunda generación de “tigres asiáticos” deberá a  fines de agosto optar entre la coalición de centro izquierda que ha venido socavando lentamente al conservadurismo desde 2008; la tercera fuerza en el país de contenido islámico tracciona un piso del 20 %, mientas que las dos coaliciones principales se disputan las próximas parlamentarias en tercios sus electores.

La República Popular de Bangladesh con casi 170 millones de habitantes habilitará comicios parlamentarios este año; en lo 90´s tuvo una relativa performance económica y desde hace 10 años un gran crecimiento en la cooperación con China. Luego de los disturbios en los comicios del 2013 la Liga Awami cuenta con amplísima mayoría, la “liga popular” de sesgo independentista (respecto a Pakistán) y nacional parecería recaer en la órbita política de la Commonwealth.

El proceso democrático de Camboya es muy reciente, en algunos aspectos podría hacerse un paralelismo al iniciado en Colombia actualmente con las FARC y el ELN, claro que con 10 años de distancia.

Junto a Vietnam y Laos conformaron la Indochina Francesa; el domingo 29 de julio de 2018 elegirá a los miembros de la Sexta Asamblea Nacional.

“Voy a presentar mi candidatura al puesto de presidente de la Federación Rusa” anunció Vladimir Putin el 7 de diciembre pasado para el aniversario de una fábrica de automóviles en la ciudad de Nizhni Nóvgorod. Con una altísima popularidad y versatilidad política que la tan dispersa oposición no ha logrado conmover a la ciudadanía rusoparlante, el zar Putin como lo denominan algunos medios occidentales encamina al país más extenso del globo a una era de industrialización enfocada hacia el mercado interno.

Las bases de sustentación de poder con las que asumirá su cuarto mandato le darán el respaldo suficiente para profundizar la línea estratégica hacia occidente, a través de la infraestructura energética. Rusia, un actor de peso en materia gasífera sólo verá repelida las iniciativas de avance en dirección a Europa cuando los miembros de la OTAN dejen de hostigar principalmente, el robustecimiento democrático ucraniano. La “cortina de hierro” que tres décadas atrás dividía los dos bloques subyacentes de la última Gran Guerra, se ha desplazado peligrosamente en dirección a Moscú por iniciativa de las potencias atlánticas.

Hacia el Este, región de menor densidad poblacional, Siberia experimentará un crecimiento multiplicador explicado por los demás actores que lindan con esta inhóspita zona y con un potencial alto como es el hegemónico chino, quien debe reestructurar su matriz energética no solamente por el impacto que el carbón tiene en los costos de producción sino también en términos ambientales.

En tres días veremos qué efectos tendrán para las elecciones rusas la andanada de operaciones principalmente en la inteligencia externa que han rebalsado el plano mediático para afincarse en el diplomático; de clara intencionalidad injerencista las artimañas externas deberían leer la soltura y expertise con que cuenta la cancillería rusa los últimos 17 años.

A medida que Rusia va encontrando estabilidad, su expansión como la de su aliado estratégico oriental sientan bases de cooperación y de intercambio beneficioso para todas las partes, nuestra región (BRICS) es partícipe necesario en este nuevo concierto internacional, en el marco energético, alimenticio, ambiental, tecnológico y ampliado al sistema monetario, las complementariedades se convierten en estratégicas.

El mes siguiente a las elecciones Rusas el principal candidato por Azerbaiján, Ilham Aliyev buscará su cuarto mandato consecutivo. Prácticamente toda la política del país se encuentra permeada por la voluntad de  este académico moscovita, sus relaciones internacionales desplegadas amplia y hábilmente sin perder los objetivos nacionales lo encuentran partícipe de entre otras organizaciones internacionales como la OCI (Organización de Cooperación Islámica); cuenta con Turquía como aliado estratégico.

EUROPA

Ni bien finalizados los comicios del 4 de marzo,  uno de sus contendientes Antonio Tajani (Roma, 1953) soltó su apreciación pese al magro resultado obtenido por su partido, Forza Italia apuesta por una Europa en la que no tienen cabida las “pequeñas patrias”, en la misma línea cree que “el ciudadano no entiende qué hacemos, algunos son más eurocríticos que euroescépticos, pero creo que es importante trabajar a favor de la Unión”. El próximo Gobierno de Italia no se puede salir de Europa.

El paro, especialmente al sur del país afecta a casi el 40 % de la población más joven ó el Mezzogiorno (mediodía), como se conoce a ésta región del país, ha quedado rezagado del resto de la nación durante décadas, pero la reciente crisis financiera ha agravado el problema con 4,7 millones de italianos viviendo en la pobreza absoluta. Cinco Estrellas ha prometido introducir un ingreso mínimo mensual de hasta 780 euros para los pobres, propuesta que lo ha ubicado con gran aceptación popular.

Por Víctor Klyma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.