Decidir que Ciudad

Los neuquinos nos acercamos a las elecciones que definirán la conducción del municipio de la ciudad capital, uno de los más importantes de la Patagonia. Ante ello, y más allá de las propuestas específicas presentadas por los candidatos, es necesario reflexionar acerca de cuál es el modelo de ciudad que está en juego. Es decir, qué concepción sobre el Estado aparece en cada una de estas propuestas.

En el país, han sido muchos los municipios que ampliaron su marco de incidencia transformándose en actores fundamentales en la gestión de políticas sociales conjuntamente con provincia y nación. Por lo contrario, en Neuquén Capital asistimos a un estado municipal pequeño, que parece ser el responsable sólo de la gestión de las empresas a las que conseciona los servicios públicos y las obras, pero lejos se posiciona de ser un actor protagonista en materia de políticas como vivienda, educación, deporte y cultura, etc.

Los vecinos de la ciudad de Neuquén tenemos la particularidad de convivir con los tres niveles de Estado (municipal, provincial y nacional) conducidos por gobiernos de distinto sello político. Esto ha calado en la cultura política neuquina y muestra de ello es que tenemos internalizada la pelea entre estos diferentes sectores a tal punto de creer que hay políticas que “pertenecen” o son responsabilidad de tal o cual nivel de Estado.

Las políticas del gobierno nacional para dotar a los municipios de recursos que les permitan hacerse cargo de grandes inversiones para mejorar la calidad de vida de sus vecinos se han ampliado considerablemente. Esto supone un trabajo conjunto entre nación y municipios, supone dejar de lado resquemores y poner a sus equipos técnicos a trabajar en conjunto.

El actual gobierno municipal se jacta de la independencia de la ciudad respecto de las inversiones nacionales. Esto, nos cuesta muy caro a los neuquinos porque significa desaprovechar grandes oportunidades. Por ejemplo, se podría contar con la inversión necesaria para generar lotes con servicios a través de numerosos programas de cooperación para la urbanización.

Las problemáticas de vivienda, educación, seguridad, que afectan a los vecinos, son responsabilidad también del municipio. Decir, por ejemplo, que el municipio no se mete en materia de educación porque eso corresponde a provincia y nación, es no hacerse cargo de que son nuestros jóvenes, los de nuestra ciudad, los que abandonan la escuela, los que o cuentan con centros culturales y deportivos que los contengan.

Es el estado municipal el que más puede llegar al territorio, el qué más debería tener presencia en los barrios, a quien cualquier vecino o vecina pueda recurrir y éste dar las respuestas de forma mancomunada con provincia y nación. Los neuquinos nos merecemos pensar en una ciudad integrada, que pueda participar del crecimiento que se ha venido dando en el país en los últimos años.

Invitamos entonces a pensar en qué ciudad queremos. En qué tipo de Estado necesitamos los neuquinos: uno presente que apueste a la inclusión y a la grandeza o uno que deja a sus ciudadanos indefensos al manejo del mercado y las empresas privadas, tal como lo ha hecho el actual intendente o el partido provincial.

Aunque parecen muchas las opciones entre nueve candidatos, lo real es que no lo son. Quiroga, actual mandatario local en alianza con el PRO de Mauricio Macri, ya ha dejado bien en claro a cuál de estos modelos aspira, mientras que el candidato del partido provincial, aunque más maquillado, no representa una fuerza que proponga un Estado sólido. Mientras que Gastón Ungar, el candidato que pertenece al mismo proyecto político que Daniel Scioli y ha logrado convocar a todo el kirchnerismo neuquino, es quien propone un municipio que profundice medidas de inclusión social.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *