Con una ayudita de sus amigos

Mauricio Macri logró postergar hasta el miércoles 18 de mayo el tratamiento en Diputados de la emergencia ocupacional. Sergio Massa pudo convencer a los suyos -o pagar el costo de dilatar la discusión parlamentaria- al cerrar la grieta en su bloque, encolumnarlo y aislar al Frente para la Victoria.
Así las cosas, con algunas deserciones en el bloque del FpV -casi todos los santiagueños del Frente Cívico; el ex gobernador de Misiones, Maurice Closs; Dulce Granados, la mujer del intendente de Ezeiza, Osvaldo Granados- y la ausencia del Partido Socialista y del Compromiso Federal de Rodríguez Saá, la sesión no logró el quórum de 129 diputados. Tampoco fueron de la partida los integrantes del bloque del MPN, que en esta cámara funcionan alineados con Macri.
Además del PJ, del FpV y sus aliados, estuvieron presentes los cuatro diputados del Frente de Izquierda (FIT), dos de Libres del Sur y los monobloques de Alcira Argumedo, Graciela Caselles, Ramón Bernabey, Omar Plaini y Claudio Poggi, ex gobernador de San Luis. Las excepciones del massismo fueron Héctor Daer y el chubutense Jorge Taboada, ambos de extracción sindical.
La maniobra de Massa, que le sirve en bandeja al macrismo, puede ser un búmeran, ya que de fiel de la balanza, el Frente Renovador puede quedar entre dos fuegos en la próxima. Hasta ahora, el que gana es Cambiemos, ya que avanza en su estrategia de estigmatizar al kirchnerismo y calificarlo de intolerante y autoritario. Massa mismo, en sus declaraciones en el Congreso, se subió al discurso oficial y, en un comunicado de prensa, dijo que “el interbloque no ha entrado ni entrará en el juego del FPV que, con el pretexto de defender a los trabajadores tiene como único objetivo generar una derrota política del gobierno que, definitivamente, está lejos de contribuir a la verdadera defensa de los trabajadores”.
El jefe del bloque de diputados por el PRO, Nicolás Massot, confirmó que el proyecto que tiene media sanción se tratará el próximo miércoles en sesión ordinaria. “No esperábamos que esto prosperara porque es una situación forzada del FpV que intentó juntar quórum y no logró mucho más allá que su propio bloque”, dijo.
Massa aseguró que “los trabajadores van a tener la semana que viene una ley que los proteja”, con lo cual confirmó la participación de su bloque en el debate sobre el texto al que quiere incluirle cambios.
“Queremos que la sociedad argentina se quede tranquila porque vamos a agotar todos los caminos para que, alrededor de los temas que impactan en la vida cotidiana de la gente, haya consenso”, reiteró y señaló que el Congreso “no funciona cuando el capricho de un grupo de diputados lo impone, sino cuando se convoca de acuerdo al reglamento”.
La primera maniobra de Macri fue el compromiso que firmaron los empresarios el lunes pasado en Casa Rosada que consiste en mantener por 90 días sus plantillas laborales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *