Colectivo

“El boleto universitario ya es una realidad” reza la página web del municipio capitalino, pero ¿qué tan cierto es esto?

El boleto universitario es una de las reivindicaciones históricas del movimiento estudiantil. La gratuidad de la educación generalmente no contempla otros gastos que hacen al derecho a la educación y que no suelen estar garantizados.

Hace aproximadamente dos años, se aprobó en el Concejo Deliberante la Ordenanza Nº 12.170, que contempla el subsidio de medio boleto para estudiantes de universidades públicas y terciarios, de manera universal. Lejos del cumplimiento de esta ordenanza, la medida que se aplicará desde el 2 de mayo tendrá un alcance aproximado de 1.000 jóvenes.

Aquellos que tengan una beca del municipio, el Concejo Deliberante o el Consejo Provincial de Educación (CPE), pagarán sólo el 50% del pasaje, es decir  $ 1,92. Al beneficio accederán aquellos que sean alumnos regulares de la UNCo o terciarios que dependan del CPE, que posean una beca universitaria, del CPE o de la Municipalidad de Neuquén y que comprueben residencia en la ciudad de Neuquén.

La Tarjeta Magnética Universitaria tendrá un costo de $ 15 por única vez y sólo podrá ser utilizada para dos (2) viajes por día de lunes a viernes de 5 de la mañana a 1 del día siguiente, y los sábados de 5 a 14.

Se sabe que la demanda actual es de por lo menos 7.000 estudiantes, frente a lo cual la Federación Universitaria del Comahue rechazó este proyecto y exigió que el Concejo Deliberante trate el Presupuesto Municipal para fijar una partida que garantice la universalidad del boleto.

El boleto universitario resulta insuficiente entonces para cubrir una demanda tan alta pero también desconoce la población estudiantil que no reside necesariamente en la capital y que por lo tanto viaja en más de una línea de colectivo, así como restringe la movilidad no sólo porque el precio sigue siendo alto, sino porque sólo podrá ser utilizado dos veces por día, cuando aproximadamente el 45% de la población estudiantil realiza 4 viajes por día. En estos términos no podemos pensarlo como una política inclusiva sino simplemente como una dádiva del gobierno municipal que se burla de las ordenanzas dictadas por su propio poder legislativo.

Más allá de cómo se resuelva esta disputa entre la necesidad y la obligación del Ejecutivo municipal de cumplir con la ordenanza, es importante resaltar que son los Estados quienes deben generar las condiciones para garantizar el derecho a la educación, brindando posibilidades a todos para el acceso, permanencia y egreso. Actualmente en la ciudad de Neuquén la Policía provincial goza del boleto gratuito, mientras que los ciudadanos en formación, estudiantes de todos los niveles deben pagar para viajar. Esto da cuenta de qué es lo que se privilegia más en una sociedad. En este sentido, creemos que la solución no está en sacarles a unos para darles a otros, sino en repensar la distribución de ingresos y eliminar subsidios a empresas privadas para garantizar el servicio público al vecino de a pie.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *