Caminando al 25 de Octubre

*Por Federico Sanchez

En treinta días los argentinos cumpliremos nuevamente con el mayor acto de soberanía que un pueblo puede ejercer en democracia: la elección del Presidente de la Nación, quien sucederá a nuestra actual Presidenta, la Dra. Cristina Fernández de Kirchner el 10 de diciembre.

El Frente para la Victoria (FpV) y su candidato Daniel Scioli viene liderando, tanto las encuestas de opinión, que ya dicen ha sobrepasado la barrera del 40% en intención de voto, como también, ganando en las elecciones provinciales previas: Tucumán con casi el 52 % y Chaco con más del 55 % de los sufragios.

El hasta ahora principal competidor y conductor de la Alianza Cambiemos PRO, Mauricio Macri, no logra superar el techo obtenido en las PASO del 30%.

Ante esta realidad incontrastable, de apoyo popular mayoritario a las políticas públicas que lleva adelante el Gobierno Nacional, y que se prevee continúe Scioli como presidente, los medios concentrados del poder hegemónico, junto con los líderes de algunos partidos opositores, pretenden instalar en la sociedad la impresión de que nos encontramos ante la inminencia de un fraude electoral nacional.

Se trata de una maniobra mediática que claramente intenta deslegitimar, ya no solamente a quien resultaría ganador en la elección, sino que atenta contra el acto mismo de votar, desconociendo y agrediendo al sistema democrático en su esencia y la voluntad popular que ello implica. Es un mensaje que nos dice: “la gente no sabe votar y por eso la justicia debe intervenir hasta que aprendan”.

El intento de anulación de los comicios en Tucumán por parte de un fuero administrativo, sin ni siquiera una sola denuncia concreta de fraude, es la nueva forma que los sectores que detentan el poder real han encontrado para tratar de imponer su interés por sobre la voluntad popular.

La Corte Tucumana revocó el fallo de la Cámara, y quizás ahora sea la incompleta Corte Suprema de Justicia de la Nación quien tendrá que resolver pronto esta situación para que El Jardín de la República no quede acéfalo al vencimiento de los mandatos actuales.

Independientemente de lo que decida la justicia, estos sectores seguramente seguirán intentando instalar un clima hostil, agresivo y violento hasta las elecciones presidenciales, e inclusive después de éstas.

¿Qué hacer entonces como amantes de esta hermosa democracia que venimos construyendo desde hace 32 años?

Son muchísimos los logros obtenidos en doce años de gobierno popular, pero también somos conscientes que hay miles de argentinos y argentinas que aún no han logrado que sus derechos sean reconocidos y necesitan el acompañamiento y la presencia del Estado para resolver su situación.

Debemos ser capaces de liderar los procesos de todo lo que falta realizar, con alegría, creatividad y paciencia. Buscando los consensos necesarios para poder llegar, donde aún no hemos llegado.

El 25 de mayo del 2003 iniciamos este camino, en la búsqueda de la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Patria. Debemos seguir caminando, incluyendo, conteniendo, construyendo, caminando hacia un nuevo 25… de Octubre.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *