Blanqueo de capitales: un paso más en la timba macrista

Tal como informamos hace diez días, el oficialismo busca hacer ley el proyecto de pago de deudas jubilatorias con sentencia favorable. Bajo el pomposo nombre de “Reparación Histórica”, el proyecto macrista beneficia únicamente al 15% del sector y no repercute sobre quienes cobran la mínima.

Al mismo tiempo, esconde oscuros puntos que atentan contra los jubilados actuales y futuros. Por un lado, el intento de pagar los juicios con la venta de las acciones que posee la Anses que ya fue analizado en la anterior nota. Por otro, y aún más peligroso, la ley de blanqueo de capitales.

Este proyecto apunta al ingreso de capitales argentinos que se encuentran sin declarar en el exterior. Para ello, el gobierno dispone quedarse con el irrisorio 10% del valor que retorne, aunque este sea de $1 millón como de $200 millones. Recordemos que este dinero no solo no paga impuestos en nuestro país sino que es una pérdida para el sistema productivo.

En este sentido, y gracias a la nueva apuesta neoliberal macrista, la Argentina vuelve a retornar al viejo esquema de la bicicleta financiera. Al mantener las tasas de las Lebac muy altas, todo capital que ingrese a nuestro país, puede apostar, sin pérdidas reales, comprando estas letras, esperar un par de meses, recibir su ganancia, pasarlas a dólares y luego volver a fugarlos del país sin que nadie pregunte nada. Ningún empresario o individuo que dispongan de varios millones de dólares en el exterior sin declarar va a invertir en el sistema productivo argentino si se mantiene este esquema de joda financiera. Menos inversión, menos trabajo, menos aportes, menos beneficios sociales.

Para colmo, el proyecto de ley de blanqueo de capitales sostiene multas y encarcelamiento para quien divulgue información sobre quiénes reingresan el dinero fugado. Ante el rechazo de la sociedad y de algunos periodistas, el presidente Macri sostuvo que “está en debate” el famoso artículo 85. Repasando sus dichos, nunca dijo que iba a eliminarlo como sí afirmó la prensa hegemónica de La Nación y Clarín.

En un contexto en el que Macri está siendo investigado por el escándalo de los Panamá Papers y su cuenta de $18 millones en Bahamas, esta ley de blanqueo de capitales se presenta como un ritmo más en la fiesta para pocos. No hay penas concretas para quienes hayan evadido, se les garantiza seguir haciéndolo e incluso se los apaña al castigar a aquellos que los denuncien. Honestidad Pro al palo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.