Balsa Las Perlas sufre por su transporte

Como si vivir tan alejados del núcleo urbano de Neuquén capital y de la fuente de empleo más cercana no fuese suficiente, los vecinos de Balsa Las Perlas no cuentan siquiera con un transporte público acorde a sus necesidades.

El Ramal 102 de Indalo, el único medio popular que conecta a “Balsa” con la capital neuquina, deja mucho que desear. El principal problema, las frecuencias. Desde las 5:30 a.m., el servicio comienza a funcionar largando una unidad cada 45 minutos desde la cabecera. Es a partir de las 18:30, en el cierre de la jornada laboral y escolar, que surgen la mayoría de los problemas. La escasa frecuencia se reduce aún más, lanzando un colectivo cada hora y veinte minutos siempre y cuando se respeten los horarios. La baja frecuencia y la alta demanda del servicio, obliga a decenas de pasajeros a viajar parados durante una hora al final de un duro día para volver a Las Perlas.

Pero no solo eso. El pobre estado de las unidades combinado con las pedregosas calles llenas de pozos del trayecto, varias veces han provocado la rotura de colectivos dejando a los usuarios del transporte esperando al margen del camino a un refuerzo que, por las grandes distancias, tarda años en llegar.

A todas estas desventajas, hay que sumarle que cada vez que hay una tormenta, las calles se inundan incomunicando a “La Balsa” con Neuquén capital e impidiendo la llegada de colectivos. La problemática del transporte es una que debe solucionarse de inmediato, ya que no son solo los residentes de Las Perlas los que se ven afectados por estas deficiencias del servicio.

El difícil acceso y lo impredecible de los colectivos hacen que los docentes que van a trabajar al CEM 124 y la escuela primaria N° 247 (instituciones que funcionan en el mismo edificio por falta de espacio físico), muchas veces lleguen tarde o directamente no puedan siquiera presentarse a clase, apretando aún más un calendario escolar que ya se ve lo suficientemente afectado con los conflictos que el Gobierno siempre mantiene con docentes y auxiliares de servicio y que rara vez no llevan a la toma de medidas de fuerza.

 

Por Diego Salas

diegosalas@manoamanonoticias.com.ar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *