Balsa Las Perlas o rebalsar la copa

El paraje Rincón de Las Perlas, Balsa Las Perlas, La Balsa, “del otro lado”, Balsa Las Perlas a secas, etc…, Balsa ” con el 102″ o “yendo a Plottier”  y así podríamos continuar…

Es en realidad, un gigantesco emprendimiento inmobiliario dearrollado desde 1957, cuando por el derecho de colonización (aún vigente), pretendió el Dr. Miguel Angel Lembeye asociarse a la idea original de Carlos Gesell cuando llevó a cabo la fundación de un Pueblo a orillas del mar, lográndolo plantando pinos cuyas semillas y esporas permitieron fijar también las dunas al norte del km 300 de la Ruta N°11 de la Provincia de Buenos Aires: Carilo, Valería del Mar, Ostende y Pinamar; posteriores a la original Villa Gesell con el mismo principio: Fundar una sociedad distinta al concepto de urbanización, ya en aquel entonces fijada a muerte la impronta europea de colonizacion a partir de la toma y expropiación de modo inverso.

Esto es la solicitud del colono al Estado Provincial para otorgar al Pueblo en desarrollo los plenos derechos que preceden a las necesidades de toda sociedad: Servicios Esenciales que enumeramos en virtud de lo imprescindible de recordar. Energía eléctrica, gas, potabilizacion de la red de agua a quienes viven lejos de las costas, etc.        Y, por decir algo al respecto, más allá de la necesidad del Servicio de Salud conforme a las características sanitarias del lugar. Escuela, resultados sociales en base a proyecciones estadísticas, así como la gestión de espacios de desarrollo político, social, cultural, sin tener que ver con, tan sólo, la construcción de un SUM.

 

Hasta aquí, sería económico (y muy poco confiable en términos periodísticos), zanjar esta cuestión, en forma de encubierto lobby informativo, favoreciendo el supuesto desarrollo en términos de inversión y desarrollo tal cual lo actúan los actuales “crouppieres” del ” Casino República Argentina S.A”, que plantean hoy por hoy los personeros del macrismo reinante, ya que de las Instituciones Democráticas, a este ritmo, sólo queda el formato agresivo del “non quórum”, ante cualquier atisbo de remontar la Justicia Social como Derecho Humano próximo a ejecutarse en Obras Públicas o Infraestructura: la que sea!… Y sin recortes!

Y que sucede sobre la margen sur del Limay, un poco más allá, al Sur de la confluencia con el Neuquén, a diez km de Cipolletti desde la Costa; veinte km por la ” veintidós”,  y 30 km por el camino del último Rally que pasó  por el puente carretero en el verano 2009!?

Misteriosamente nada!! (y sin ambajes).

Una anarquía organizada a partir del aislamiento sensorial de la sociedad Balsera, gestada a partir de la articulación del Municipio de Cipolletti con la “Asociación Civil Ruca”: nombre de fantasía de ” Forestadora del Limay”, que fue inhibida de comercializar terrenos luego de perder el segundo juicio de expropiación a la inversa del sector “Costa Esperanza” por el que tuvo que pagar más de un millón de “pesodolares” en los últimos estertores del impresentable gobierno de Fernando De la Rúa.

 

Con Status de empresa enmarcada en la ley 19550 de Sociedades Anónimas (por supuesto “con variantes”), cualquiera que recién se topa con esta historia, asocia automáticamente con la corporaciones forestales de Nqn o Río Negro (llamese Corfone o Corporación Forestal de Río Negro y Neuquén con sede en Cipolletti), que regulan la actividad del sector, pero en realidad es tan sólo el uso de un formato específico como ” marca registrada” que, lamentablemente, nunca tuvo que ver con alguna porción de clorofila!

El historial de la “propiedad”, se remonta a un antiguo poblador, tenedor de estas tierras, llamado Baldomero Moreno.

Estas tenencias eran precarias, en base a un rendimiento mínimo que debían obtener estos pequeños productores, por lo que, al ser otorgadas por el gobierno de Río Negro y en virtud de tratarse de tierras fiscales. Tan sencillo como que, originalmente, Las Perlas era  una zona rural, con una geografía demasiado extravagante como para lotear con parámetros urbanos, lo que le conferían el carácter de Intransferibles!

Luego del golpe de estado al Gobierno del General Peron a fines de 1955, estos tenedores precarios sufrieron el embate de ofertantes con diferentes grados de asociación ilícita a los diferentes niveles del estado y estratos de poder del gobierno de facto de aquel entonces.

Asociado a otros “colonos”, también profesionales, interesados en ” un lugar diferente”, “Don Miguel” supo hacer que el supuesto interés genuino de sus asociados, decrezca y así concretar el sueño de un dinero muy fácil traccionando a través de un loteo miserable, que en el tiempo tendría estas dificultades que hoy padece sin solución de continuidad!

Esta historia, no resiste el análisis de marco jurídico alguno, sin embargo, a través de los tiempos (sesenta y un años después!), el gobierno de Río Negro continúa ejerciendo poder y cobertura para todo tipo de inviabilidades jurídicas. Sobre todo en lo que respecta a la tenencia de la tierra, Forestadora del Limay, ha sido el gobierno, la referencia, el fiel de la balanza y sólo le faltó instalar una guillotina como disciplinador social tal como en los States con la silla eléctrica! Un inexplicable señorío feudal a sólo un pasaje de colectivo, es la distancia de Las Perlas con el “mundo exterior” (que tampoco vamos a elogiar).

Actualmente, el intendente de Cipolletti, Anibal Tortoriello, no es más que un operador ocasional de esta coyuntura Forestadora – Cipolletti. Desde el comienzo, el resultado politico no ha sido otro que el derivado del “concluyente dictamen” de la Dirección de Tierras de 2010: “Se observa en el campo, la existencia de intrusos con cierto grado de edificación”

Por Gustavo Villamayor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *