Argentina – Venezuela

Más allá de lo poco que Venezuela exigió, algo parece claro: el seleccionado argentino encontró su esquema táctico, los nombres para hacerlo funcionar de la manera más eficiente y ya a esta altura hasta parece haber encontrado ese funcionamiento eficaz cuando todavía le quedan seis partidos por disputar, teniendo en cuenta que en la 15ª jornada, el 8 de septiembre, tendrá libre.

Ante Venezuela supo desde el principio que el partido sería suyo, primero desde el dominio de la pelota y luego a partir de los goles que tarde o temprano consiguió. Y así jugó de mitad de cancha hacia adelante, que es donde todo pasa para este equipo. Sin soberbias ni subestimaciones, sí sabiendo de su propia capacidad. Y de eso se trató cuando Sabella describió el trabajo del equipo diciendo que “minimizamó a Venezuela.

La pareja de medios Fernando Gago-Javier Mascherano no presenta fisuras y se reparten prolijamente las tareas de marca y recuperación, no sólo de la pelota sino también de las posiciones ofensivas. Y Montillo, el tercer volante, que el viernes reemplazó al suspendido Ángel Di María, cumplió con su función de ser salida creativa por su sector.

Arriba la cosa parece estar resuelta. No sólo por la presencia de Messi, quien todo lo resuelve, para sí o para el resto del equipo, sino porque Gonzalo Higuaín es su mejor socio, en la construcción de juego, allí donde el Pipita oficia de pivot, y en la definición, donde el delantero del Real Madrid sintoniza cada vez mejor el manejo de los tiempos del crack rosarino. El tercer delantero de este ¿definitivo? 4-3-3, que el martes será ocasionalmente modificado por un 5-3-2 para jugar en la altura ante Bolivia, fue Ezequiel Lavezzi, quien reemplazó a un convaleciente Sergio Agüero. También funcionó el Pocho, porque en realidad lo que anda es el equipo. Y cuando esto ocurre las variantes siempre encajan.

A poco más de un año para el Mundial de Brasil y con el pase encaminado, Sabella entiende que encontró el equipo, su estructura táctica y los nombres adecuados para ella. Tiene trabajo en la defensa, seguirá probando allí y en otros sectores, seguramente, pero sabe que resolvió el más difícil de los problemas: armar un equipo que funcione.

 

[wpticker]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *