Análisis sobre dos hombres gremialistas

Por Remigio Cabeza*

En este trabajo se toma como ejemplo dos personas con el mismo origen social y político. Pero con distintos finales.

El compañero Avelino Fernández nació en Bs. As. el 11 de mayo de 1923, pasa su niñez en las inmediaciones de Parque Chacabuco, en una familia obrera a la que honrará con una conducta intachable hasta el día de su muerte.
Desde 1943 se desempeña como operario en la fábrica Tejeduría Mitre; en la misma -luego de un par de años- comienza su lucha sindical y política. Es uno de los sindicalistas que nace a la vida gremial con el peronismo.

En 1948, a los 25 años de edad, es miembro de la comisión interna de esta empresa hasta 1953 cuando la fábrica cierra. Luego comienza a trabajar en la fábrica de estufas y calefones Volcán; en 1954 es designado delegado por sus compañeros; al año siguiente se produce el golpe militar de 1955 con la consiguiente represión al movimiento obrero.

El peronismo se lanza a la resistencia y Avelino desde el comienzo ocupa un lugar destacado; es importante señalar que todo se hacía a fuerza de corazón y coraje, su sindicato -la UOM- es intervenido pero no obstante en noviembre de 1956 se reúne un plenario de delegados y declara una huelga por 40 días en condiciones absolutamente adversas, mantienen el primer conflicto obrero con el gobierno de facto.

Avelino es portador de una larga y tortuosa lucha donde cada vez que se presentó en alguna elección limpia la ganó sin recursos, solamente con su honestidad de trabajador y peronista. Sobre este compañero se pueden escribir varias páginas sobre su historia de militante sindical y político; participó activamente para el regreso del General Perón, se opuso desde el comienzo al menemismo.

Viejo y enfermo continuó, desde su casa y por teléfono, organizando encuentros con sus compañeros, siempre en la lucha por los derechos de los trabajadores.
Es importante señalar que se jubila y cobra 180 pesos mensuales, por ende debe continuar trabajando para lograr subsistir hasta el 23 de abril del 2004 cuando fallece muy pobre en una casa que le presta su hermano en la localidad de Wilde en la provincia de Buenos Aires.

Solamente se puede decir hasta la victoria final compañero. Por eso y por mucho más estarás por siempre entre los trabajadores a los que entregaste tu vida.

Fuente: Los Malditos – Volumen I Ediciones Madres de Plaza de Mayo 2005

La otra historia

El señor Hugo Moyano también -como tantos otros- llega a la lucha de los trabajadores desde su puesto de camionero. Cuando gana la conducción de su gremio -hace ya unos cuantos años- nunca más vuelve a conducir un camión, siempre se mantiene en la conducción y ahora desde hace cuatro o cinco años es secretario general de la CGT.

Es pertinente señalar que cuando aparece Néstor Kirchner en la política nacional acompaña al gobierno en todas sus formas, pero cuando uno mira detenidamente sus intervenciones puede darse cuenta que es una persona con grandes motivaciones personales. En consecuencia, para alcanzarlas, no tiene en cuenta nada ni a nadie, le da lo mismo aliarse con Macri, con Magnetto o con la Mesa de Enlace, entonces cabe preguntarse: ¿Desde cuándo los sectores del macrismo están del lado de los trabajadores? ¿Desde cuándo lo medios de comunicación monopólicos están del lado de los que menos tienen? ¿Cómo logra el señor Magnetto hacerse de la empresa Papel Prensa? ¿Desde cuándo el señor Buzzi se puso del lado del pueblo? ¿Por qué Hugo dejó de defender la inclusión social de aquellos que en la segunda década infame perdieron todo? La ilusión del neoliberalismo dejó en los sectores populares más de un 40% de familias monoparentales, o una madre con un hijo parentalizado haciéndose cargo de sus hermanos (Carballeda 1995).

Son algunos de los interrogantes que nos debe responder este “buen hombre” y por qué dejó el campo de lucha que le era propio. Hoy parece más un panelista de los programas de TV de los sectores de la oligarquía que un dirigente obrero. Hoy para él los planes de inclusión social son “planes descansar”.

Por último debemos decir que cuando los trabajadores piensan igual que los ricos entonces estamos en serios problemas.

*Licenciado en Trabajo Social

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *