15 semanas. Todo está al revés

 

Ya tengo miedo del invierno frío, y del otoño con sus hojas muertas, cantaba Goyeneche. De lo que se olvidó fue de sumarle las nuevas tarifas. El gobierno globoludo confirmó un nuevo ajuste en la energía para el período más frío del año. Si bien no precisó porcentajes, el ministro Aranguren afirmó que “hay que empezar a reflejar en la tarifa el costo real de la energía”. Si el costo de producción representa el doble del que paga el consumidor, queda en usted mantener la tolerancia.

La hipocresía gubernamental en materia energética es tal que decidió poner un freno a la construcción de la central nuclear Atucha III. Su parate implica 2500 despedidos. La tercera planta de Atucha se iba a llevar adelante con capitales chinos en la localidad de Lima, provincia de Buenos Aires. Primero, declararon la emergencia energética, luego metieron tarifazo por tandas y ahora le dicen no al desarrollo nuclear de nuestro país. ¿En qué quedamos Mauricio? ¿O sacarse de encima a los capitales chinos es parte de la estrategia buitre y de Obama?

También hubo despidos en la Biblioteca Nacional. Durante las últimas semanas corría firme este rumor. Incluso, ya se habían suspendido todos los talleres gratuitos que dictaba el organismo, entre los que se destacaban el de poesía, de escritura para jóvenes, de cine documental, entre otros. Ah, nos olvidábamos. El que todavía no aparece por estos pagos es el nuevo Director, Alberto Manguel, quien, si bien ya fue nombrado en el cargo hace meses, sostuvo que recién va a hacer uso de sus funciones a partir de julio. ¿Cómo era el tema de los ñoquis?

Respecto al temita precios, y mientras aplica el vaciamiento del programa Precios Cuidados, el régimen macrista lanzó un sistema para controlar y denunciar en forma online los precios de algunos productos en los grandes supermercados a partir del 15 de abril. Siempre a tono con su popularidad, el gobierno nacional impone un método que restringe la posibilidad de que todo el pueblo esté informado. A su vez, y para profundizar aún más su odio de clase, les permite a las cadenas formadoras de precios omitir de estos listados web productos fundamentales como la carne, la leche en polvo para bebés, las verduras y las frutas. Unos cráneos estos nenes…

 

El círculo vicioso

Si bien falta la aprobación en el Senado, el gobierno de Macri está iniciando el camino de toma de deuda para pagar a los buitres. El primer paso para lograrlo fue iniciar una campaña de extorsión al pueblo afirmando que “si no hay arreglo, hay ajuste e hiperinflación”. Este mismo gobierno, mentiroso, es el que prometió miles de millones de dólares que iban a llegar a partir del 10 de diciembre pasado. Nada de eso ocurrió; ni el acuerdo con la banca extranjera rindió sus frutos ni mucho menos la supuesta promesa de las cerealeras de repartir U$S 2000 millones semanales. Sumado a esto, el hecho de que todo el gabinete tenga pasado en entidades financieras internacionales o en grandes multinacionales, da a entender que el negocio sigue siendo para pocos.

El verdadero motivo en el apuro para pagarle a estas lacras usureras es el de hacer negocios a costa del futuro de cada uno de nuestros hijos gracias a las comisiones exorbitantes que se van a llevar. En definitiva, el asunto es pagar para que siga funcionando un sistema basado en generar deuda para pagar más deuda.

Los dólares al país no llegan. Pasó el humo de Obama y de inversiones nada se supo. En tres meses de apertura del mercado cambiario, más de U$S 3500 millones se fugaron de la Argentina. Las reservas caen diariamente y los bancos nos prestan por 11 meses a tasas elevadísimas. Por esto, el Plan Probuitre. Se bajan o eliminan retenciones, se desregula el mercado cambiario y se abren las importaciones. El Estado se desfinancia y estos brutos siguen diciendo que el déficit fiscal es producto del gobierno anterior. O sea, el Estado reduce sus ingresos pero para seguir funcionando pide deuda que también usará para pagar más deuda (y que suma U$S 1000 millones anuales sólo en intereses). Unos campeones de las matemáticas junto a esos gobernadores que se babean de solo pensar en los negocios provinciales que van a llevar adelante. ¿No es cierto, Omar Gutiérrez?

Al menos, nos queda el sincericidio de Prat-Gay, quien afirmó que “necesitamos volver al mercado externo porque si no financiamos el déficit no hay más remedio que hacer un mayor ajuste, lo que no queremos hacer”. No nos engañes Alfonso, vos sabés que el ajuste fuerte va a llegar con o sin acuerdo. Argentina acaba de confirmar que vuelve a permitir que el Fondo Monetario Internacional nos revise las estadísticas. Este es el primer paso para el recorte machazo. Revisar estadísticas en idioma efemeiesco significa controlar tu economía, ver por dónde pasar la tijera y cagarse en el pueblo laburante.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *