100 días Pro Antis

¿Te acordás del salariazo? ¡Volvió! Pero en forma de garrotazo.

100 mil despidos; U$S 20 mil millones de deuda; Protocolo de Seguridad; 15% de inflación en tres meses; 60% de devaluación; $ 50 mil millones para el campo, 900% de tarifazo para vos; derogación de la Ley de Medios; presos políticos. La verdad, un lujo.

En estos cien días de gobierno de Mauri, te fuimos contando cómo se gestaron las políticas que derivaron en este ajuste. Mientras Carlín te plantea que nuestro país está entre los treinta más felices del mundo, todos nosotros vemos que la única revolución de la alegría la viven los de levita y galera. Que no te engrupan. Organizate, luchá y proponé. ¡Que la alegría nos pique a nosotros y la alergia ellos! Igual, te vamos a seguir cagando el día. Ahí va la síntesis de esta semana.

Lebac ostar al pueblo

El gobierno macrista tiene una fórmula para contener la inflación. Uno de los factores es la contracción en el volumen del circulante. Para lograrlo, el Banco Central inició hace varias semanas un plan de cambio de pesos por letras conocidas como Lebac (Letras Banco Central). ¿Cómo funciona la treta? Pues bien, la entidad conducida por el procesado Sturzenegger licita una vez por semana títulos con una tasa de interés mayor a las que ofrece cualquier plazo fijo. Estas letras, las Lebac, pueden mantenerse por períodos de un mes, dos o incluso un año con un interés que esta semana llegó al 38%. Gracias a esta herramienta financiera, el Banco Central logró aspirar miles de millones de pesos y así aplicar una política bien clara de los neoliberales: enfriar la economía. De esta manera, se contrae la oferta de pesos en el mercado y se hace ingresar a los ahorristas minoristas a un esquema de especulación peligroso.

La contrapartida a esta reducción de los pesos circulantes es la promesa, otra más y van, de las cerealeras de liquidar U$S 7000 millones hasta el mes de mayo. El gobierno utilizaría estos dólares para contener el tipo de cambio, el cual, vaya paradoja pro, es continuamente forzado a la devaluación por estos exportadores monopólicos. Para sumar más leña, la UIA presentó un informe en el que insiste en profundizar la devaluación para no quedar tan atrás de Brasil. Estos tipos se siguen llenando de guita a costa del salario de los trabajadores; si no lo hacen inflando precios a valor dólar, lo hacen licuando los sueldos con la devaluación. Macri lo hizo.

Consumo para pocos

El ajuste que viene llevando adelante Macri se siente cada vez más fuerte. La marca del recorte, y de la gorra también, se ve en una caída abrupta en el consumo. Según los supermercadistas (tanto grandes empresas como chinos) los números rondan entre un 8% y un 10% de contracción en las ventas.

Note cómo todo lo que venimos planteando hace semanas, que mucho chamuyador de tv denigra como campaña de miedo, se va plantando como realidad. El combo “eliminación de retenciones, devaluación y reducción de controles y subsidios”, generó una formidable inflación. Si hoy con su sueldo compra la mitad de lo que podía hace cien días, amplíe su mirada. Si bajan las ventas en los supermercados, usted puede ponerse contento por un ratito al suponer que eso va a derivar en una caída en los precios. ¿Sabe que no es tan fácil y lineal el asunto? La disminución en las ventas repercute en forma directa en los números de las empresas. ¿Y adivine quién es la variable de ajuste? Le damos dos opciones igualmente válidas. El salario del trabajador o el mismo trabajador. Menos salario, menos producción, menos trabajo. La vieja fórmula peronista invertida. O sea, la vieja fórmula neoliberal tal cual la sufrimos durante largos años.

Quienes van a sufrir aun más la merma en su nivel de vida son los jubilados que pudieron ingresar al sistema sin los treinta años de aporte. Gracias a las moratorias impulsadas por los gobiernos de Néstor y Cristina, entre el 2005 y el 2015 la cobertura previsional pasó del 65% al 97%. Sin embargo, el macrismo ha decretado su fin, impidiendo la universalidad del derecho y generando como consecuencia directa una caída en el porcentaje de argentinos cubiertos. De esta manera, se establece una diferencia entre los trabajadores y se quita un derecho conquistado en un país con elevados índices de informalidad laboral. Otra genialidad que viaja en globo.

Un gobierno mala leche

Pedimos disculpas a los señores del campo por generalizar. No todos son sojeros cipayos. El caso de los tamberos es muy preocupante. Semanas atrás, apenas comenzado el gobierno de los CEOs, te comentamos sobre la modificación en las compensaciones de una industria que anda muy mal. Durante estos últimos días, los tamberos iniciaron una serie de protestas por las condiciones en las que se encuentran. Exigen apoyo de un gobierno que no solo les da la espalda sino que incluso beneficia a algunos de sus enemigos como son los grandes supermercados y empresas concentradas.

Hace varios meses, bajo el gobierno de Cristina, se impuso un sistema de compensaciones que, aunque no era la panacea, permitía sostener la situación de los productores. Actualmente, luego de la devaluación y la suba desmedida de precios, el costo de producir un litro de leche es de $4. Sin embargo, los tamberos cobran como máximo $2,70, por lo que pierden plata desde el vamos.

Si bien el macrismo mantuvo la compensación de 40 centavos por litro para los primeros tres mil producidos, no discrimina entre grandes y pequeños productores como hacía el gobierno anterior. De esta manera, empresas como La Serenísima se ven ampliamente beneficiadas por subsidios que no necesitan y que, incluso, les permiten concentrar aun más el mercado. Insistimos, mientras usted paga en el supermercado $16 el litro de leche, al tambero estas grandes empresas le pagan $2,70. Tal situación generó una caída en la producción del 20% y el cierre de gran cantidad de tambos.

¿Cuál fue la respuesta del presidente que en campaña le dijo a este sector que se quede pillo porque no estaba solo? Ninguna. Únicamente promesas de créditos que se plantean hace cien días pero que jamás se concretan.

macri mano a mano sintesis3

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *